Imagen del iPad Air 2.



¿Está dejando Apple de creer en la habilidad de los humanos para manejar los dedos? Esa es la pregunta que todos los frikis –y, sobre todo, los desarrolladores- se están haciendo estos días en Internet, después de que se levantase el rumor del próximo lanzamiento de un stylus para el iPad-Pro.

Las especulaciones sobre el lanzamiento del iPad Pro, una tableta de 12,9 pulgadas por parte de la compañía de Cupertino, llevan meses circulando por la red. Pero ayer mismo, se añadió una posible característica más: un stylus, un lápiz óptico. Este nuevo gadget, permitirá un uso más cómodo de su dispositivo.

Para quienes piensen que se trata solo de un rumor más, aquí va el dato clave: Ming-Chi Kuo, analista de la compañía KGI Securities. Si no sabe quién es, no se preocupe, es normal. Pero quédese con lo importante: no falla nunca. Cada vez que informa de la posibilidad de que Apple lance un nuevo dispositivo, acierta. Así que, tal vez deberíamos fiarnos de sus fuentes de información.

Kuo llega, incluso, a fijar la fecha de lanzamiento: el segundo trimestre de este año. Y afirma que no se incluirá en el bundle del iPad, sino que deberá ser adquirido aparte, hasta disponer de suficientes comentarios y evaluaciones por parte de los usuarios.

Según Kuo, el stylus de Apple no  contará con demasiadas utilidades al principio. Aunque prevé una futura incorporación de “un giroscopio con sensor de aceleración, que permitirá a los usuarios escribir no solo en la pantalla, sino también en otras superficies e incluso en el aire”. Aunque no estará disponible este año, según sus previsiones: “Aunque es una aplicación fantástica para un lápiz óptico, creemos que el hardware y el software necesario no han sido desarrollados todavía. Por tanto, no esperamos que el stylus de Apple permita la escritura 3D en 2015”.

Pese a todo, no se esperan cifras de ventas excepcionales. KGI Securities las sitúa entre los dos millones y los dos millones y medio de unidades este año.

Los que se frotan las manos ya son los desarrolladores de aplicaciones, que han visto en la inclusión del lápiz óptico todo un mundo de posibilidades de negocio y mejora de sus productos actuales.