La Reserva Federal (Fed) sorprendió ayer a los mercados con su decisión de mantener sin cambios el agresivo plan de estímulo monetario, a la espera de más pruebas de que la recuperación de la economía en Estados Unidos se consolida. "El Comité decidió esperar a tener más evidencias de que el progreso será sostenido antes de ajustar el ritmo de compra de bonos", indicó el comunicado del Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal, que rige la política monetaria de EEUU.

Los inversores lo celebran
El anuncio fue celebrado por los inversores, que hasta ese momento habían anticipado una moderación en el programa de compra de bonos, por valor de 85.000 millones de dólares al mes, y provocó fuertes repuntes en la bolsa de Wall Street ante la confirmación de que se mantenía la inyección de dinero en la economía. El Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street cerró el miércoles en un 0,95 % (147,21 puntos) y registró un nuevo máximo histórico.

La prioridad sigue siendo el empleo
Bernanke atribuyó la decisión a la "precaución", dado que las señales de mejora de la economía estadounidense aún no son muy sólida, y es que la prioridad es que el desempleo baje del umbral del 6,5% y al no ser sólida todavía la recuperación no se lograría hasta 2015. La Fed mostró su preocupación porque otro inminente debate en el Congreso sobre ajustes en el presupuesto para 2014 y el techo de deuda, y el previsible choque frontal entre republicanos y demócratas. "La magnitud de los efectos de políticas fiscales restrictivas siguen estando poco claros y los próximos debates fiscales pueden implicar la amenaza de riesgos adicionales para los mercados financieros y la economía en general", dijo el presidente de la Reserva.

Euforia europea porque EEUU tire del carro
En Europa se alertó de que los estímulos se habían retirado demasiado pronto y la austeridad ha ahondado la recesión -especialmente en los países del sur con dramáticos efectos en el aumento del desempleo-, con un presidente del BCE, Mario Draghi, al que solo se le dejó intervenir cuando el euro estaba al borde del abismo. Eso sí, los inversores europeos ven con muy buenos ojos que EEUU tire del carro de la economía mundial y las principales bolsas subieron ayer a rebufo de EEUU y lo han vuelto a hacer hoy. En España, el Ibex-35 ha cerrado este jueves con un ascenso del 1% marcando un máximo anual de 9.153 puntos.