Liquidez es la capacidad de un activo de convertirse en dinero en un corto periodo de tiempo y sin perder valor. Cuánto más fácil y rápida sea la conversión, más líquido es. Por eso, el dinero en efectivo es el activo más líquido de todos. 

Ejemplo: 

“IBERDROLA continúa avanzando así en su política de fortalecimiento del balance que le ha permitido alcanzar una liquidez a cierre del ejercicio de 2011 de casi 9.300 millones de euros, suficiente para hacer frente a las necesidades de financiación de los próximos dos años”.

¿Qué es el ratio de liquidez y cómo se calcula?

Para medir la liquidez de una empresa, se utiliza el ratio de liquidez. Se trata de un valor que pone de manifiesto la capacidad que tiene la compañía de hacer frente a sus obligaciones en el corto plazo. Para ello, se calcula la diferencia entre el activo corriente y el pasivo corriente. Si el resultado es mayor que uno, la empresa está preparada para hacer frente a sus obligaciones en el corto plazo. 

Liquidez o solvencia, ¿es lo mismo?

Normalmente, si una empresa cuenta con liquidez suficiente, se considera que es una compañía solvente. Sin embargo, estos dos conceptos económicos no siempre van de la mano. La liquidez es la capacidad de los activos financieros de convertirse en dinero en el corto plazo (si el efectivo es el activo más líquido, los bienes inmuebles o los vehículos de empresa son los más ilíquidos). Una empresa solvente es aquella que posee la capacidad de hacer frente a las deudas con sus proveedores. 

Parece lógico pensar que, si una empresa cuenta con la liquidez suficiente, será capaz de hacer frente a sus compromisos de pago con los proveedores y, por tanto, será solvente. Sin embargo, no siempre es así. La compañía puede contar con una gran cantidad de dinero en efectivo en caja y, sin embargo, arrastrar una deuda financiera con bancos y distribuidoras insalvable. Son dos variables relacionadas entre sí pero, mientras la liquidez hace referencia a la capacidad de pago en el corto plazo, la solvencia está relacionada con los compromisos en el largo plazo. 

Ejemplo: 

“También solicitan que se eleven las sanciones a las entidades que se presentan indicadores de solvencia y liquidez suficiente para cumplir sus obligaciones de pago, pero que retrasan sistemáticamente el abono de sus deudas con proveedores”.

¿Qué es el FLA o Fondo de Liquidez Autonómico?

Es una línea de crédito o fondo de rescate por el que el Estado presta dinero a las Comunidades Autónomas que no pueden hace frente a su deuda. Un recurso para contribuir al mantenimiento de la liquidez de las autonomías. Cuando las entidades regionales o locales tienen problemas para pagar a sus proveedores o sus servicios públicos, acuden al Gobierno Central (en vez de acudir a otros mercados financieros) y los intereses son menores. 

Aun así, utilizar el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) supone asumir una serie de requisitos. Entre ellos: informar a Hacienda del estado de sus cuentas para que el ministerio pueda llevar un control del déficit. 

Ejemplo: 

“El plan de la Junta pasa por ir desligándose progresivamente del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que tiene para la comunidad un coste de 1.890 millones en intereses, que paga al Gobierno por garantizarle una liquidez que ahora se encuentra en condiciones de obtener por sí misma en los mercados”.