El pseudo-historiador franquista Pío Moa lleva unos días denunciando que el "engendro totalitario" de Facebook porque según él le han cerrado su página en esa red social por incumplir sus normas al utilizar amenazas o lenguaje que incita al odio. Moa reporta el tipo de frases que le supuso la sanción, como "una pareja homosexual no puede tener hijos" ya que "es el 'amor estéril' por naturaleza" o "el primer derecho de un niño es a tener un padre y una madre reales, no la parodia dedos papás o dos mamás". También apuntaba que "los curas y no curas pederastas son en su mayoría también homosexuales" y que  Ramón Pi "señalaba cómo en las webs homosexualistas se encuentran a menudo apologías de la pederastia". 

Moa había defendido ese tipo de afirmaciones como "hechos evidentes" sin necesidad de "mayor explicación" y que no se opone a que "los homosexualistas expongan sus enrevesadas  sandeces" sino a que "las impongan y a que promuevan leyes totalitarias que les permitan perseguir a quienes discrepamos de ellos".

Totalitarismos varios
Tras escribir este tipo de cosas el pseudo-historiador acusa a los "homosexualistas" de estar detrás del cierre de su página y presenta la incitación al odio como "la argucia más repugnantemente hipócrita que ha inventado el totalitarismo hasta ahora para silenciar y perseguir a los inconformes". También llamaba "hipócritas" a los responsables de Facebook por instarle a revisar los contenidos de su página en la red social y hacía una llamada "a todas las personas que conserven un mínimo sentido de la libertad y la dignidad" a movilizarse "contra los nuevos totalitarios que, poco a poco, van imponiendo en la sociedad una tiranía nueva, la más vil que se recuerde".

Lo curioso es que tras la pataleta Moa ha anunciado que le han devuelto la página de Facebook pero que ya no la quiere