Cataluña
La diputada de la CUP Anna Gabriel antes de su comparecencia hoy en el Parlament tras la intervención del president, Carles Puigdemont. EFE
a diputada de la CUP Anna Gabriel antes de su comparecencia en el Parlament tras la intervención del president, Carles Puigdemont
|
Fuente
:
EFE

Máxima decepción en el discurso de Anna Gabriel en nombre de la CUP, que rechaza la suspensión

“Hemos venido a hacer una república”, reivindica, anunciando que los anticapitalistas continuarán en el empeño

1K
Mar, 10 Oct 2017

Anna Gabriel, la portavoz de la CUP ha subido a la tribuna del Parlament visiblemente decepcionada. "Habíamos pensado una intervención para ser leída al mundo en varios idiomas", ha dicho al principio de su intervención.Venía precedida por su compañero David Fernández, que seguía la sesión desde la tribuna y ha abandonado el hemiciclo al ver cómo el presidente de la Generalitat renunciaba a proclamar la independencia.

Su discurso, ha relatado, tenía que haber ido precedido por una "una proclamación solemne de la república catalana". "Hemos perdido una ocasión", ha lamentado. Culpa de todo ello a un Estado autoritario y fascista que, según su relato, les acosa y utiliza técnicas de terror. 

Para ellos, un estado así no es un interlocutor válido y se niegan a renunciar a la república catalana. "Nosotros no podemos suspender los efectos de nada", ha dicho rechazando a un Estado español que les acosa y que utiliza técnicas de terror. “¿Negociación y mediación con quién? ¿Con un Estado que permite la extrema derecha en las calles?”

Ha insistido en que ellos se deben a la gente de la calle que "se ha decidido a construir un nuevo país" y que seguirán con su plan. “Hemos venido a hacer una república”, ha concluido. Su intervención ha provocado aplausos entre los concentrados en el exterior del Parlament que siguen la sesión desde pantallas gigantes colocadas por la Generalitat.

La "traición" de Puigdemont

Mientras tanto, en redes sociales, Arran, el brazo juvenil de la formación anticapitalista expresaba su malestar. Han hablado de ha hablado de una "traición inadmisible", con un claro culpable, Carles Puigdemont, que ha frenado "el mandato popular claro y rotundo del referéndum". "En el Paseo de Sant Joan se respira rabia e indignación. ¿Millones de personas heridas para esto? No tenéis vergüenza Junts pel Sí", indica otro comentario en el perfil de Twitter de Arran.

Finalmente, esta misma organización juvenil invita a que "ahora más que nunca hace falta que continuemos organizados para exigir la aplicación inmediata de la independencia. ¡Que la prudencia no nos haga traidores!".

Suspensión de la actividad parlamentaria

Pese a su evidente malestar, al finalizar la sesión, la CUP firmó un manifiesto por la independencia junto a Junts pel Sí. Minutos después de la firma, el portavoz del secretariado nacional de la CUP, Quim Arrufat, anunció que suspendían toda actividad parlamentaria que no fuera para instaurar la República catalana. Los anticapitalistas han dado a Puigdemont, a quien dejan en minoría, un plazo de un mes para rectificar.

 

Marisu Moreno es subdirectora de elplural.com