El Parlamento catalán ha aprobado hoy la ley de consultas con 106 votos a favor (CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP) y 28 en contra (PPC y Ciutadans). La ley con la que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, tiene previsto convocar la consulta del 9N ha recabado el 78,5% de los apoyos de la Cámara catalana, si bien el PSC ha votado a favor de la norma pero considera que no puede utilizarse para ese fin.

Centenares de independentistas se han concentrado a las puertas del Parlament para celebrar la aprobación de la ley, mientras que en el hemiciclo PPC y Ciutadans han reprochado que los partidos soberanistas jueguen con "eufemismos" hablando de hacer una consulta para conocer la opinión de los catalanes cuando lo que quieren organizar es un "referendo encubierto" por la independencia.

En las próximas horas
La vicepresidenta del gobierno catalán y consellera de Gobernación, Joana Ortega, ha afirmado hoy que, una vez aprobada ley de consultas por parte del Parlament, "todo está listo para convocar en las próximas horas la consulta del 9 de noviembre".

"Día histórico"
Ortega ha indicado en una breve comparecencia en el Parlament que el Govern considera que hoy "es un día histórico" para Cataluña porque "dispone del marco legal para poder convocar la consulta" y también porque la ley "ha contado con un amplio consenso de casi el 80 por ciento de la cámara".

Una de las seis vías
Después de recordar que la ley de consultas "es una de las seis vías" que apuntaba como legales el Instituto de Estudios Autonómicos para celebrar una consulta de autodeterminación, la vicepresidenta no ha concretado en qué momento el presidente de la Generalitat firmará el decreto de convocatoria y, requerida por los periodistas, sí que ha apuntado que será "en las próximas horas o días".

Respeto a la ley
Los grupos soberanistas han pedido hoy al Gobierno que "respete" la ley de consultas aprobada por el Parlament y que no trate de suspenderla, porque la consideran "un instrumento democrático básico". El diputado de CiU Josep Rull, que coordinó la ponencia de la ley de consultas, ha agradecido el "buen tono" empleado por los grupos que participaron en la redacción del texto (todos salvo Ciutadans), y ha remarcado que esta ley "será la de la consulta del 9 de noviembre, aunque también un instrumento para permitir consultar a los ciudadanos sobre aspectos fundamentales de su día a día. Rull ha instado al Gobierno del PP a adoptar la misma actitud que el británico, ha recalcado que el deber de los diputados es aportar "las mejores herramientas" para que Cataluña "pueda decidir su futuro" y ha concluido que "la ley y la consulta no son el problema, sino una oportunidad".

El ejemplo de Escocia
Desde ERC, la diputada Gemma Calvet ha indicado que la ley cabe bajo "el paraguas" de la Constitución y del Estatut, y ha añadido que "las leyes tienen que ser un instrumento en favor de la democracia, nunca un callejón sin salida". Calvet, que ha calificado el referendo de Escocia "como un gran triunfo de la democracia" por su "alta participación", ha pedido al Gobierno que "retire las amenazas contra la ley", y que "respete" laley aprobada hoy, además de puntualizar: "No les tenemos que pedir permiso, porque disponemos de la legitimidad democrática suficiente".

"Honesta y democrática"
La portavoz del grupo de ICV-EUiA, Dolors Camats, ha defendido la ley como la herramienta para poder convocar la consulta del 9N, que es la forma "más honesta y democrática" de conocer la opinión de los catalanes sobre su futuro político y, dirigiéndose a la bancada popular, se ha preguntado qué tiene "de grave" este hecho.

"Avance notorio"
Por parte de la CUP, Quim Arrufat ha indicado que "es un avance notorio que una ley permita consultar a la ciudadanía sobre cualquier aspecto y que el texto permita proponerconsultas sin permisos de los gobiernos". El diputado no adscrito Joan Ignasi Elena ha afirmado, por su parte, que es una ley "importante" porque servirá para "canalizar el anhelo colectivo de querer decidir" el futuro.