IU apostará por candidatas y candidatos a las primarias abiertas de Ahora en Común que “tengan proyección social y sean “referentes reconocidos y reconocibles”, para que “acompasen al nuevo momento político” que refleja el candidato a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón. Así lo plantea el informe político aprobado por unanimidad en el Consejo Andaluz, reunido este viernes en Pedrera para analizar el contexto político y económico de las próximas Elecciones Generales, que “van a condicionar la disyuntiva en la que se encuentra el régimen del 78: su reforma o su ruptura” e “IU se sitúa en la ruptura”. El informe señala que el proceso de unidad que representa Ahora en Común “tiene el reto de crear un programa político de ruptura con el régimen en tanto que “la salida social y económica a la crisis solo puede darse con un programa político rupturista, feminista y ecologista”. Por ello, IU Andalucía, en línea con lo aprobado por el Consejo Federal del pasado sábado, afirma que “seguiremos trabajando para que en diciembre, salga de las urnas un gobierno que combata la pobreza, la desigualdad y la miseria provocadas por el capitalismo y la gestión neoliberal del bipartidismo”. El Consejo Andaluz de IU ha sido crítico con la “actitud dogmática”de la que ha hecho gala Podemos en los últimos días”, al dar por rotas las conversaciones con IU para construir una candidatura de unidad de la izquierda que “evidencia una hoja de ruta hacia la centralidad del tablero en la que no tienen cabida el sujeto político que representa la izquierda radical en nuestro país, ni el programa de transformación que esta izquierda representa”. AHORA EN COMÚN 'NO ES UNA MARCA ELECTORAL' “Ahora en Común no es una marca electoral, ni un producto de marketing político”, dice IU en el informe defendido por el coordinador general, Antonio Maíllo, sino “un proceso que pretendemos que sea de confluencia real”. Así Maíllo asegura a que “es el momento de arremangarse para garantizar el éxito de los procesos de elaboración de programa y candidaturas en todas las provincias”, con el objetivo de “unir al conjunto de las fuerzas sociales y políticas de la izquierda alternativa”. Sobre las primarias que se van a celebrar en los próximos días en el marco de Ahora en Común, desde IU Andalucía se propone que tengan “la máxima apertura para la participación del máximo número de personas interesadas” y que el censo de votantes “deben estar abierto a la voluntad de quienes quieran ejercer su derecho a participar”. En ellas, IU apuesta por candidatos que tengan proyección social y plantea que son necesarios “referentes reconocidos y reconocibles”, que acompasen al nuevo momento político que refleja nuestro candidato a la Presidencia, Alberto Garzón. Para el Consejo Andaluz de IU las primarias de Ahora en Común “son fundamentales para avanzar en candidaturas democráticas, participativas y que generen la cohesión necesaria para configurar una alternativa de ruptura en el conjunto del Estado a través de candidaturas provinciales plurales”. En Andalucía “vamos a presentarnos a las elecciones sin complejos”, ha dicho Maíllo, defendiendo que “la mejor carta de presentación de IU es el compromiso y la capacidad de lucha de su militancia, una militancia muy arraigada al territorio”. El informe recuerda que la organización cuenta con centenares de asambleas locales, casi un centenar de alcaldías y más de mil concejalías, habiendo más que triplicado la población sobre la que gobierna tras las elecciones municipales. Ese arraigo, para Maíllo “tendrá reflejo con una presencia electoral clara y visible”, que no dejará dudas sobre cual es la candidatura en la que participa Izquierda Unida, que se presentara “cohesionada en toda Andalucía”. UN PROGRAMA CLARAMENTE DE RUPTURA Desde Andalucía se propondrán una serie de elementos al debate programático ya en marcha en todo el estado, “con el bagaje acumulado en los últimos años”, encabezados por la derogación del artículo 135 de la Constitución y de las leyes que de aquel han derivado tales como la LOMCE y la derogación de la Reforma Laboral, “lesiva para la clase trabajadora”. En el plano económico, defenderá la creación de una Banca Pública; la propuesta de Empleo Garantizado; y la nacionalización de las compañías eléctricas, y en el social, aportará una Ley de Función Social de la Vivienda “que garantice el ejercicio del derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada”; y una Ley de Suministros Mínimos Vitales “que garantice el suministro vital de agua y luz y que ampare a las personas con dificultades económicas”. De otro lado incluye la Ley Integral de Agricultura y Soberanía Alimentaria que “permita regular el acceso a la tierra y su función social y la intervención en la cadena agroalimentaria para evitar abusos y malas prácticas”; y la Ley de Movilidad Sostenible, “una apuesta por el transporte público y alternativo en nuevos modelos de ciudades y pueblos más habitables”. Por último IU Andalucía defiende, para su inclusión en el programa una Ley de Memoria Democrática, “que permita que nuestro país pueda cumplir con los mínimos estándares exigibles sobre justicia y reparación de las víctimas de la represión fascista”. GIRO A LA DERECHA DEL GOBIERNO ANDALUZ El Consejo Andaluz ha marcado la prioridad de la movilización social como un elemento central en la construcción de unidad popular, ya que su aspecto electoral “no puede darse sin la lucha en la calle”. IU Andalucía considera prioritario el éxito de las movilizaciones convocadas para el otoño: la jornada de lucha contra el TTIP del 17 de octubre; las jornada de movilización de la Marcha de la Dignidad del 22 de octubre; la Marcha a Madrid contra las violencias machistas del 7 de noviembre; las movilizaciones contra las maniobras de la OTAN de finales de octubre y la Marcha a Morón del 21 de noviembre. Igualmente IU arrancará la campaña con una movilización “por el poder andaluz” el 4 de diciembre, Día Nacional de Andalucía. “La coherencia y honestidad política que demuestra esta organización será la base de una recuperación política de la izquierda transformadora a la que debemos dedicar nuestros esfuerzos”, ha asegurado el coordinador general para advertir de un otoño donde IU se volcará en la movilización social y en la calle “frente a quienes pretenden paralizar la protesta social”. En el plano de la coyuntura política andaluza, IU asegura que observa “el giro a la derecha del nuevo gobierno, con propuestas preocupantes de bajada indiscriminada de impuestos y sin apenas impacto directo en las familias” así como “la pretendida justificación de que la recuperación económica compensa por otros ingresos este recorte no se sostiene con ningún dato contrastado”. Para IU “se anuncian Presupuestos andaluces electoralistas, virtuales y carentes de apego a la situación financiera” de la Junta de Andalucía. El acuerdo con Ciudadanos a partir de esta bajada de impuestos o de la propuesta de cierre de empresas del sector público “anuncian la nueva música presupuestaria en la actual legislatura: frente al debate sobre banca pública, nuevo modelo productivo o blindaje y aumento de los presupuestos de educación y sanidad, ahora se aborda debilitamiento del sector público y de las políticas sociales”, asegura. LA MOVILIZACIÓN ES PRIORITARIA Maíllo ha defendido que su Grupo parlamentario está desarrollando un trabajo “intensivo y riguroso” a pesar del número de diputadas y diputados y ha pedido al Consejo Andaluz que a principios de 2016 debe “definir la estrategia del trabajo institucional, cohesionada con el debate político de la organización y que debe tener en la movilización la prioridad de su acción cotidiana”. Por todo ello, Maíllo ha asegurado que la responsabilidad: “construir un eje de debate que gire en torno a las políticas económicas, sociales, de recortes de libertades y de la paz que ha sufrido nuestro país en estos últimos años”.  Para ello ha propuesto “trabajar con la reivindicación de un poder andaluz que recupere el espíritu del 4 de diciembre de una Andalucía soberana y dueña de su destino”. A ese camino, ha dicho Maíllo “tenemos que dedicar todos nuestros esfuerzos sin perder un minuto, leyendo con corrección el momento político, adecuando la propuesta electoral a dicho momento, y abordando desde la resistencia una propuesta y discurso programático que active la esperanza y la ilusión en las gentes de izquierdas y de la clase trabajadora a quienes aspiramos a representar y servir a sus intereses”.