El presidente del PP de Cádiz y cabeza de lista por la provincia a las elecciones andaluzas, Antonio Sanz, sostiene que "habrá que esperar, saber y conocer los resultados de la acción de los tribunales" para articular un "análisis" de la situación de la alcaldesa de Rota (Cádiz), Eva Corrales (PP), imputada en el 'caso Horas Extra' y en el 'caso Uniformes'. En rueda de prensa, y al ser preguntado por la situación de Corrales, Sanz ha indicado que se efectuarán "todos los análisis que sean" una vez la alcaldesa comparezca en los juzgados. Tras ser preguntado por la decisión que adoptará el partido respecto a la alcaldesa de la Entidad Local Autónoma (ELA) de San Martín del Tesorillo (Cádiz), Belén Jarillo (PP), condenada a ocho años, seis meses y un día de inhabilitación para empleo o cargo público por un delito continuado de prevaricación en asuntos relacionados con el urbanismo, ha reconocido que el PP "no ha tomado una decisión al respecto" aún. Al hilo, expone que el partido "no se ha sentado todavía a analizar esa situación". No obstante, ha defendido que "ante la condena en los tribunales, las decisiones tienen que ser claras". "En este caso, es evidente que estamos hablando de si son casos de corrupción o de gestión administrativa", afirma, incidiendo en que se analizará y se tomarán "las medidas oportunas". En este sentido, explica que "no es lo mismo tema urbanístico o medioambiental que un tema de corrupción del que se lo ha llevado o ha permitido que se lo lleve", y recuerda que el PP-A ha pedido "un pacto al PSOE para establecer en qué momento procesal la responsabilidad política conlleva la dimisión del responsable político". "Deberíamos aclararlo", ha destacado, al tiempo que ha pedido al PSOE que "una regla de juego para evitar esos reproches y para que los ciudadanos tengan claro en qué momento las personas deben asumir la responsabilidad política", lamentando que el PSOE-A "no ha querido hablar ese asunto". LA REACCIÓN SOCIALISTA La secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, ha exigido al presidente del PP de Cádiz, Antonio Sanz, que "aplique en Rota, adonde acudió este miércoles a un acto de su partido, sus lecciones sobre integridad y sus exigencias sobre pulcritud en la gestión política con las que está recorriendo Andalucía pero que en ningún caso aplica a los miembros de su formación". En una nota de prensa, García pregunta a Sanz "si su presencia este miércoles en Rota responde a que va a anunciar por fin que la alcaldesa de esa localidad, Eva Corrales (PP), es expulsada de su partido y no concurrirá a las próximas elecciones municipales". "Todo lo demás será quedar en evidencia ante su repentino celo en perseguir a supuestos imputados por la justicia mientras ampara y protege a cargos públicos del PP a los que se les ha abierto incluso juicio oral y a los que se pide formalmente penas de prisión y de inhabilitación", sostiene la dirigente socialista. García censura que el presidente provincial del PP "quiera ocultar su visita de hoy a Rota tras un inmenso ventilador con el que pretende expandir todas las irregularidades detectadas por los tribunales en esa ciudad, cuando está en su mano acabar con un constante escándalo en ese Ayuntamiento". En esta línea, ha añadido que "para ello", el PSOE "no le va a pedir siquiera que expulse del PP a la retahíla de concejales imputados en diversas investigaciones judiciales, como podrían ser el hoy alcalde de Chipiona y anterior edil en el Ayuntamiento de Rota, Antonio Peña, o el actual diputado provincial de Hacienda, Contratación y Recaudación, Juan Antonio Liaño; bastaría con que actuara con los ediles que están acusados en firme y para los que el fiscal reclama penas de cárcel y de inhabilitación, como es el caso de la alcaldesa de Rota". UNA BROMA DE MAL GUSTO Lamenta "el silencio de Sanz ante una alcaldesa imputada y formalmente acusada en un juicio oral que comenzará en apenas 15 días", lo que contrasta con "un celo desmedido y una falta de pudor para dar consejos sobre casos como los de los expresidentes de la Junta de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán, a los que no se les imputa delito alguno". "Escuchar al señor Sanz pedir a la presidenta de la Junta, Susana Díaz, que actúe contra quienes realizan un indigno ejercicio de la gestión política es una broma de mal gusto, cuando el PSOE está siendo implacable en ese sentido", afirma. Por último, expone que "oír en su boca la palabra corrupción mientras la aplica a otros partidos ajenos al suyo demuestra un exceso de cinismo que es inversamente proporcional a su vergüenza política".