Mañana se inaugura el edificio que será sede de la colección museográfica del pintor José Pérez Ocaña en su localidad natal, Cantillana. En el próximo mes de abril se sucederán diferentes actos entre los que destaca la firma pública de la cesión de la obra por parte de la familia al Ayuntamiento de Cantillana (PSOE-IU). La cooperativa Atrapasueños hará donación de una serie de ocho fotos inéditas de Ocaña y del carnaval de la Alameda, del fotógrafo José Julio Ruiz Benavides, provenientes del fondo del archivo histórico de CCOO de Andalucía. En el mes de junio está prevista la inauguración del Museo como tal. Hay historias que acaban bien. Y esta del Museo Ocaña de Cantillana tiene toda la pinta de que va a tener un final feliz. Ya hace dos años que un colectivo de artistas e intelectuales se movilizaran en torno al manifiesto Un lugar para Ocaña: personalidades de la cultura desde Eduardo Galeano a Emma Cohen, pasando por Julio Anguita (quien organizara el primer homenaje y exposición póstuma a Ocaña) o el actor Paco Algora. Siempre que se inicia una lucha se hacen estrategias para que se consiga llegar a alguno de sus objetivos, lo más cerca posible de éstos. Así que se inició una comisión pro-museo presidida por la alcaldesa de Cantillana, con la participación de expertos, amigos y familia de Ocaña. Esta comisión pronto se dedicaría más a la organización y promoción del XXX aniversario del fallecimiento del pintor. Y se hicieron grandes eventos en el pueblo como una exposición de cuadros aportados desde las colecciones privadas de vecinos y vecinas de la localidad; una obra de teatro; un  pasacalles multitudinario en homenaje a Ocaña con el colorido y la vitalidad de su obra en los disfraces… Una maravilla de ciclo cultural que se extendió a otros lugares, como el gran homenaje de marzo de 2014 en Sevilla, donde se hizo un pasacalles, una mesa redonda con Nazario y Alejandro, recientemente fallecido, y se inauguró una cerámica de una luna diseñada por el mismo Nazario en la fachada del centro cívico de Las Sirenas. El Ateneo de Mairena también se sumó con unas jornadas con una charla de José Naranjo, el mayor especialista en la pintura de Ocaña, y una exposición de dibujos. La galería Cavecanem también ha expuesto obra que ha revalorizado al propio pintor. Y hace escasamente un mes la buena gente del Ateneu Nou Barris le hizo un homenaje a Ocaña en Barcelona. Todo ha sido trabajado en red, con mucho esfuerzo y con mucha ilusión. Y mientras esto se hacía, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cantillana, con su alcaldesa al frente, ha ido trabajando en la adecuación del edificio conocido como del convento y un proyecto de colección museográfica. Este trabajo, con los tiempos tan difíciles para la autonomía municipalista, ha sido un aliento para todos los que queremos ver por fin un lugar dedicado a Ocaña. En la mañana de este viernes 27 de marzo el edificio será inaugurado. Pronto llegarán los cuadros. Para el mes de junio, fecha elegida por la familia del pintor, será posible ver la exposición permanente. Antes Ocaña vivirá una primavera andaluza, pues al igual que fuera su última exposición en vida en una ermita de Barcelona, la cooperativa Atrapasueños ha organizado con tres ayuntamientos andaluces la exposición La primavera andaluza de Ocaña, una gran antológica que será ubicada en iglesias sin culto de Castro del Río (Córdoba), Casares (Málaga)  y Conil de la Frontera (Cádiz). También volverá Ocaña en forma de libro. José Naranjo Ferrari prepara un libro divulgativo titulado Ocaña, pintor de la libertad que será presentado en el mes de mayo. Ya parece que el sueño se va cumpliendo y que Cantillana pronto será el centro de peregrinaje y culto a Ocaña. Casi nada, con los tiempos que corren.