Los escandalosos gastos del arzobispo de Granada, Javier Martínez, han encendido al clero. Numerosos sacerdotes han enviado cartas al Papa Francisco y a la Santa Sede en las que piden que se auditen las cuentas de la diócesis de Granada, cuya situación, dicen, “es grave e insostenible” por la gestión del prelado. Martínez, que estuvo en Roma los días 7 y 8 de enero para rendir cuentas ante el Vaticano, tendrá que volver a la Santa Sede en los próximos días para dar explicaciones del desastre económico en el que ha envuelto a la diócesis. "Se adeudan más de 40 millones de euros por el despilfarro, gastos innecesarios y sin control, sueldos elevadísimos a colaboradores de confianza del arzobispo (todos de Comunión y Liberación), realización de construcciones injustificadas y sin utilidad, gastos de viajes del arzobispo desorbitados”, indica la carta concreta que alude a gastos de desplazamientos y dietas que fueron desvelados por andalucesdiario.es el pasado mes de diciembre. Así, el escrito señala que en el año 2010, tal y como anticipó este periódico, el arzobispo gastó casi 20.000 euros en viajes (19.942), alude al elevadísimo endeudamiento de la diócesis, a la que Martínez embarcó en un préstamo de 19,5 millones para construir la Escuela Universitaria de Magisterio La Inmaculada, en la que hizo obras de reforma al poco tiempo de inaugurarla. Además, según se desprende de la carta, el arzobispo ha contraído otros préstamos por importe de casi 15 millones de euros, 9,8 con el Banco Popular y 5 con la Caja Rural. ROMA TIENE LOS PAPELES Fuentes de toda solvencia consultadas por andalucesdiario.es aseguran que la Santa Sede tiene en su poder documentos contundentes que evidencian el derroche de los fondos de la diócesis, los excesos del prelado granadino, las deudas y el mal uso de los recursos de los fieles. Las mismas fuentes aseguran que el Vaticano tiene decidido el relevo de Martínez del Arzobispado de Granada y que espera que Martínez acepte la renuncia. El prelado granadino niega la mayor. Asegura que no estuvo en Roma la semana pasada, lo que no significa que no fuera llamado a capítulo los días 7 y 8 de enero, y señala que su próxima visita a la Santa Sede tiene como único objetivo llevar a cabo “diferentes gestiones acerca de la vida diocesana”. Pero el Vaticano quiere las cuentas claras. En la reunión de los días 7 y 8 de enero estuvieron presentes expertos de la Secretaría de Asuntos Económicos de la Santa Sede, una nueva estructura creada por el Papa Francisco. Ahora tendrá que aclarar el endeudamiento de la diócesis, el más que llamativo sobreprecio de las obras de la Escuela de Magisterio, las costosas nóminas de sus más de sesenta enchufados de Comunión y Liberación y la red de los carísimos centros de formación y sociedades mercantiles que ha creado, incluida una agencia de viajes y la editorial Nuevo Inicio, que publicó el polémico libro ‘Cásate y sé sumisa’. EN DEFENSA DEL ARZOBISPO En los últimos días ha ido cobrando fuerza su inminente destitución. También ha aumentado la actividad del servicio de prensa del prelado y de Obispos del Sur de España, que han emitido un comunicado de apoyo a Martínez en el que afirman que hay “una campaña mediática de acoso” contra el arzobispo. En el comunicado, en el que expresan su “comunión plena y su apoyo” al prelado, lamentan las informaciones “falsas e injustas que tanto daño hacen al Pueblo de Dios”. El prelado también se ha dedicado a emitir desmentidos para subrayar que el Consejo de Asuntos Económicos del Arzobispado de Granada “viene conociendo y aprobando la contabilidad” de la Archidiócesis en todos los ejercicios anteriores y que esa contabilidad “responde a la situación real de la diócesis, sin que se haya apreciado ninguna irregularidad en la misma”. La situación económica de la diócesis, añade el comunicado, es coherente con el contexto social y económico actual”. Lo más llamativo es que el Arzobispado se jacte en su nota del “continuo esfuerzo de austeridad” que se viene realizando durante el episcopado de Javier Martínez que incluso, dice, “ha permitido la reducción del déficit corriente que la diócesis venía arrastrando históricamente”. Los documentos en poder de este diario evidencian todo lo contrario. Los excesos del arzobispo han hipotecado a la diócesis por muchos años. Eso también lo dicen los sacerdotes en las cartas que han enviado al Vaticano en lsa que sugieren que se destituya al prelado. EL CASO DE LOS ABUSOS A MENORES Además, censuran la pésima gestión realizada por Martínez en el caso de los supuestos abusos sexuales a menores que presuntamente habrían cometido varios sacerdotes de Granada y seglares del llamado clan de los ‘Romanes’ o ‘Romanone’', un asunto que investiga el Juzgado de Instrucción 4 de Granada. Según ha podido saber andalucesdiario.es, en los próximos días se levantará el secreto de sumario decretado desde el pasado mes de noviembre, lo que permitirá conocer si los sacerdotes investigados como presuntos encubridores también serán imputados. En la carta enviada a Roma, los sacerdotes denuncian el incumplimiento de las normas de la Santa Sede sobre pedofilia. Recuerdan que el Papa tuvo que intervenir personalmente para que el arzobispo se interesara por la denuncia del joven Daniel sobre los supuestos abusos sexuales y recuerdan que el prelado no ha adoptado ninguna medida canónica contra la totalidad de los curas denunciados.