Política

El PP valenciano, al borde de un ataque de nervios por el vuelco electoral que vaticinan todos los sondeos

Los 'populares' se arman contra el PSPV, Compromis y EUPV alertando de su línea marxista leninista, que propiciará la desarticulación de España y hundirá a esa comunidad en el caos financiero y económico

0
Lun, 27 Ene 2014

El líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, y el presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra



Todos los sondeos,
incluidos los del PP, reflejan que este partido perderá la mayoría absoluta en la Comunidad Valenciana en los próximos comicios y que una alianza de las fuerzas de izquierda le podría arrebatar el Gobierno. La posibilidad de un tripartito progresista está cada vez más cerca, así que los populares se han puesto manos a la obra para contrarrestarlo con un argumentario en el que muestran al PSPV, Compromis y EUPV como una especie de ‘diablo’ con tres cabezas, sin proyecto y que con sus postulados de línea marxista leninista propiciará la desarticulación de España y hundirá a esa comunidad en el caos financiero y económico. Unos planteamientos tan descabellados que lo único que hacen es evidenciar que el PP es cada vez más preso del miedo.

Solo pretenden la derrota del PP
Las líneas del argumentario, al que ha tenido acceso VilaWeb, pasan por considerar que “el único objetivo” del posible tripartito es conseguir “una alianza que tan solo pretende derrotar al Partido Popular”, sin ningún proyecto que le sostenga, y basándose en “planteamientos demagógicos y radicales”.

Guiados por la ideología marxista-leninista
El PP instruye a los suyos para que divulguen que en ese tripartito estaría “el Partido Comunista de los Pueblos de España, un partido marxista-leninista que considera que la única salida de la crisis del capitalismo es la proclamación de una república socialista con procesos de autodeterminación para las naciones y pueblos que lo deseen”.

Acusa a Puig de ser "rehén del catalanismo"
En el centro de su argumentario, el PP sitúa al PSOE y, especialmente al líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, a quien acusa de ser “rehén” de los principios del “catalanismo”, y de carecer de “proyecto e iniciativas para la Comunidad”.

Guerra sucia contra cargos socialistas
En su desesperación, los populares acusan a la oposición de actuar desde la demagogia, al defender “una supuesta defensa de la enseñanza pública”, mientras “traen a sus hijos a la escuela privada y concertada”. Una afirmación que acompañan con nombres de políticos que han llevado a sus hijos a colegios privados, aunque ninguno de ellos de la Comunidad Valenciana.

Les acusan de simpatizar con el 15-M
En sus argumentos, el PP presenta a las fuerzas de la oposición como organizaciones que no respetan las leyes de los mercados y que defienden las posiciones más radicales de movimientos como el 15-M “en sus iniciativas más agresivas”, como “Rodea al Congreso" o las “protestas antidesahucio”.

El PP valenciano podría perder 20 escaños
Al PP se le ha metido el miedo en el cuerpo, y no es para menos, la mayoría de las encuestas reflejan en una caída sin precedentes en intención de votos a nivel nacional y particularmente en la Comunidad Valenciana, donde, según un sondeo reciente encargado por el PSPV refleja que los populares perderán 20 escaños y que 22 años después es posible la creación de un gobierno de izquierdas en esta comunidad con el socialista Ximo Puig a la cabeza.

Un tripartiro conseguiría 53 escaños frente a 41 del PP
Un sondeo de El País, de octubre pasado, mostró que el PP se quedaría sin su mayoría absoluta, al conseguir 41 diputados frente a los 53 que sumarían el PSPV-PSOE, Compromís y Esquerra Unida del País Valencià (EUPV). También reflejó que la valoración de la gestión del presidente valenciano, Alberto Fabra, está por los suelos. El 71% de los valencianos la calificó de mala o muy mala y todos los miembros de su Gabinete suspendieron.

El sondeo del PP que generó más alarma
En abril de 2013, ELPLURAL.COM tuvo acceso a los datos de un sondeo interno del PP, que la formación no hizo público, que desveló que los populares caerían del 48.5% de los votos que obtuvieron en mayo de 2011, hasta un 30%. Una histórica pérdida de casi 20 puntos que, según ha sabido este periódico, ha llevado a un conocido alto cargo del Partido Popular y al tiempo miembro del Gobierno de la Generalitat, a reconocer públicamente que “damos por perdido el Gobierno de la Generalitat”.