La Fiscalía ha solicitado ocho años de cárcel y la pérdida de la patria potestad sobre sus hijos durante 10 años para el exconcursante del reality de Mediaset Gran Hermano, Carlos Navarro, también conocido como 'el Yoyas'.

Según ha publicado La Información, el Ministerio Fiscal le acusa de cinco delitos de malos tratos, uno de amenazas y un séptimo de vejaciones, que en este caso es leve.

En febrero de este año, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Telde, Gran Canaria, procesaba formalmente a Navarro por tres delitos de maltrato habitual, un delito continuado de amenazas, un delito leve de amenazas y un delito continuado de vejaciones injustas, a la que era su mujer en el año 2017 y a los dos hijos fruto del matrimonio.

Fayna Bethencourt, también exconcursante televisiva, es la exmujer del procesado y le denunció por violencia machista en 2018.

Relacionado 'El Yoyas' de Gran Hermano, en libertad tras ser detenido acusado de maltratar a su novia

El diario digital regional Canarias 7, adelantaba este viernes 1 de noviembre, que la Fiscalía ha relatado en una calificación jurídica los distintos episodios de malos tratos que Bethencourt sufrió presuntamente por parte de Navarro durante la relación que ambos mantuvieron.

Entre lo recogido por los fiscales destacan frases como "¿Te rompo el brazo o una costilla?", que supuestamente le dijo 'el Yoyas' a su pareja. Además de situaciones como "la dependencia emocional de Fayna" que el procesado se encarga de reforzar "tratando de convencerla de que sus padres no la querían".

La fiscal también alega que Navarro buscó la forma de instaurar una relación en la que él "tenía un control absoluto de la economía doméstica" limitando la autonomía de su mujer. En este término también se le acusa de haber vigilado sus "comunicaciones y movimientos".

Los actuaciones del procesado que se recogen en el documento jurídico indican que 'el Yoyas' trataba de una forma "degradante" a su pareja, a quien le "retorcía la mano o le daba un pisotón cuando quería que se callara". Unas acciones que fueron degradando en un comportamiento "violento, hostil y humillante" hacia Bethencourt, Agravándose aún más con el nacimiento de sus dos hijos.

En lo referente a los menores, el Ministerio Público ha sostenido que las agresiones a la mujer se dieron "en múltiples ocasiones" en presencia de estos. Hasta el punto de "cogerla del cuello y elevarla del suelo, o también dándole patadas" delante de sus hijos. Asimismo, la amenazaba e insultaba con frecuencia con frases como "eres una hija de puta", "una subnormal" o "una golfa".

Para la acusación, Carlos Navarro creó de este modo "un clima de terror" en el domicilio familiar que afecto notablemente a la salud mental de los niños.

Los episodios de malos tratos que se le atribuyen al procesado dieron comienzo en 2013, año en el que presuntamente le dio una brutal paliza a su mujer delante de su hijo, que en aquel momento solo tenía tres años de edad. Tras golpearla la arrastró al dormitorio y le gritó: "¿Qué quieres que te rompa, el brazo o una costilla?".

La primera denuncia interpuesta fue en 2017, que fue retirada por la denunciante alegando que "le había perdonado". No obstante, en 2018 volvió a denunciarle, pues Navarro había viajado al lugar donde ella reside, Gran Canaria, sin avisarla y con el objetivo de acosarla con mensajes de texto y de audio en los que la amenazaba a ella y a su nueva pareja sentimental. Debido a esto último se puso en marcha la causa que actualmente se encuentra pendiente de juicio.