Grupos de transexuales negros, latinos y defensores en general del movimiento LGTB en Estados Unidos se han levantado en pie de guerra contra el director Ronald Emmerich y la industria del cine tras conocerse el tráiler de su próxima película Stonewall.

El film narra la historia de “donde el orgullo nació”, como dice el propio tráiler, al reflejar las revueltas de la madrugada del 28 de junio de 1969 en el bar de ambiente Stomewall Inn de Nueva York donde sus clientes se enfrentaron a la policía y mostraron su astío por las continuas redadas, arrestos y maltratos que sufrían.



‘Blanqueando’ la historia
La polémica surgió porque el personaje principal de la historia está interpretado por el acto blanco Jeremy Irvine, contradiciendo según los detractores la historia. Para Pat Cordova-Goff, una estudiante transgénero de 18 años que ha iniciado un boicot a la película, “las revueltas de Stonewall son el corazón del movimiento gay, y los gays y transexuales de color tuvieron un papel muy fuerte en aquellos acontecimientos”. “¿Un hombre blanco cisgénero como personaje central? parece una forma de borrar las historias de gays y trans de color para hacerlo más atractivo para la gran pantalla”, declaró a El País.

La campaña iniciada por Cordova-Goff ya cuenta casi con las 25.000 firmas de objetivo para reclamar directamente a Hollywood que no “blanquee ni elimine a los transgénero” de la historia.
Además de este choque racial con la manera de contar la historia, las críticas también han llegado porque entre los protagonistas de la película no se incluyen a personajes reales de los acontecimientos de 1969 “como Sylvia Rivera, Tammy Noval, o Miss Mayor, artistas drag, mujeres transgénero y mujeres de color”, según comenta Julie R. en otra petición de internet y que también está cerca de llegar a las 25.000 firmas.



Respuesta del director
Las la polémica creada, el director del filme Roland Emmerich, de origen alemán y abiertamente homosexual, ha querido explicarse en su cuenta de Facebook asegurando que “cuando esta película - que es realmente un trabajo de amor para mí - por fin llege a los cines, el público verá que honra profundamente la activistas de la vida real que estaban allí - incluyendo Marsha P. Johnson, Sylvia Rivera y Ray Castro - y todos los valientes que provocaron el movimiento de derechos civiles que continúa hasta nuestros días. Todos somos iguales en nuestra lucha por la aceptación”.

Pese a la petición de paciencia de Emmerich, el joven Cordoba-Groff no se convence, “yo la veré cuando gente en la que confío me diga que es una gran película, entonces felizmente la apoyaré”.