Colectivos antitaurinos han protagonizado hoy una concentración en las inmediaciones de la plaza de la Misericordia de Zaragoza para reclamar, en el inicio de la feria del Pilar, el fin de las corridas y el cese de la tortura animal. Alrededor de cuatrocientas personas, según fuentes policiales, han tomado parte en la protesta una hora antes del inicio de la corrida, para después salir en manifestación hacia la plaza de España.

El objetivo de la iniciativa, que ha transcurrido sin incidentes más allá de algunos insultos entre antitaurinos y aficionados a los toros, es mostrar el rechazo absoluto a unas fiestas "que promocionan la diversión maltratando y torturando animales", ha subrayado Felicidad Osta, presidenta de Amnistía Animal, organizadora de la marcha.

"No tiene sentido"
"Estas fiestas eran propias del siglo XII, que es donde arrancan, y en pleno siglo XXI esto no tiene ningún sentido", ha insistido, porque la sociedad ha evolucionado y las corridas de toros no son arte ni algo cultural, sino "maltrato puro y duro" de un animal.

La meta de organizaciones como Amnistía Animal es erradicar este tipo de festejos, ha dicho Osta, quien espera que el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza en Común declare la ciudad antitaurina, aunque la plaza de la Misericordia dependa de la Diputación Provincial.

También se ha referido a la novedosa campaña de publicidad protagonizada por varios toreros para reivindicar su arte, con la que en su opinión "se agarran a un clavo ardiendo" porque -dice- este tipo de festejos "tiene los días contados".