Sociedad
El presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, durante el juicio fuente EFE
El presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, durante el juicio
|
Fuente
:
EFE

Absuelven al promotor de la pitada al himno en la Copa del Rey de 2015

Retiran la multa de 7.500 euros al entender que la pitada no estuvo acompañada de elementos injuriosos y ofensivos

56
Vie, 4 Mayo 2018

La Audiencia Nacional ha absuelto este viernes al presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, de la multa de 7.200 euros a la que fue condenado como promotor de la pitada al himno en la final de la Copa del Rey en el Camp Nou, el 30 de mayo de 2015, al entender que actuó amparado por la libertad de expresión y de crítica. Así lo ha acordado la sección cuarta de lo Penal al estimar el recurso de apelación de Espot contra la sentencia condenatoria que dictó contra él el juez central de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, al considerarle autor de un delito de injurias a la Corona y otro de ultrajes a España.

Sin embargo, la Sala cree que el acusado no cometió ninguno de estos delitos porque lo que pretendía "era aprovechar un acto deportivo al que acudía el Rey para que de forma incívica, impropia, desafortunada y con manifiesta falta de educación, los organizadores evidenciaran con la pitada su radical desacuerdo ante la imposibilidad de seguir adelante con los planes independentistas".

La sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada Ángela Murillo, acepta el relato de hechos probados reflejado en la resolución condenatoria, pero de esos hechos cree que no puede "extraerse la conclusión a la que llega la sentencia impugnada".

La condena a Espot se basó en un manifiesto que publicó en su cuenta de Facebook días antes del partido, titulado "Por la pitada al himno español y al Rey Felipe de Borbón". En opinión de Vázquez Honrubia, Espot trató de enmascarar, bajo la excusa de la libertad ideológica, su verdadero propósito con esa pitada, que presenció el Rey Felipe VI, no era otro que la humillación y el desprecio a su figura.

Por contra, la Sala no cree que se incurriera en delito porque la pitada no estuvo acompañada de elementos injuriosos y ofensivos que implicaran una menosprecio al Rey"y a la institución que encarna su persona", quedando amparada su acción en la libertad de expresión y de crítica. "De lo que se trataba, en definitiva, era de aprovechar un acto deportivo al que acudía el Rey para que de forma incívica, impropia, desafortunada y con manifiesta falta de educación, los organizadores evidenciaran con la pitada su radical desacuerdo ante la imposibilidad de seguir adelante con los planes independentistas", destaca la sentencia.

En cuanto al delito de ultraje a España, derivado de que la pitada se dirigió no solo al Rey sino también al himno nacional, los magistrados, pese a reconocer que los participantes en la pitada protagonizaron "actos profundamente reprobables, merecedores de los calificativos más abyectos", consideran que "carecen de encaje en las previsiones típicas contenidas en nuestro Código Penal".

Espot fue condenado por el juez Honrubia por estar al frente de "un plan preconcebido y planificado por él mismo" que ejecutó con el "deliberado y firme propósito de ofender y menospreciar al jefe del Estado español y al himno nacional".

La "monumental pitada", como la definió en la sentencia, "no surgió de forma espontánea", sino que Espot la preparó "de manera coordinada con otras asociaciones independentistas" con la finalidad de "atacar a la Corona" y de "insultar y despreciar" al Rey con el aditamiento de la desmesura" aprovechando que el partido se retransmitía a nivel internacional.

La principal prueba de ello, según el juez, era el manifiesto que publicó en Facebook en el que sostenía que la Copa del Rey, que ese año disputaron el FC Barcelona y el Atlethic de Bilbao, suponía "una ocasión inmejorable para manifestar una vez más que queremos dejar de ser súbditos del reino de España para convertirnos únicamente en ciudadanos de una Cataluña independiente".