Series
Los Kennedy visitan Londres. (Fuente: Netflix)
Los Kennedy visitan Londres. (Fuente: )
|
Fuente
:

Crítica: ‘The Crown’ 2x06–2x10, el final del reinado de Claire Foy

Mejores escenas, frases, y vídeos de la época de los cinco últimos episodios de la segunda temporada

0
Mar, 19 Dic 2017

La segunda temporada de The Crown llegó justo a tiempo para que algunos críticos tuvieran la oportunidad de incluirla en sus listas de lo mejor del año. Es en el segundo año cuando las series pasan la verdadera de fuego y deben demostrar su valía, más allá del potencial de desarrollo que se les pueda atribuir y del factor novedad de sus estrenos.

The Crown ha conseguido superar esa prueba y se ha consolidado como un drama sólido a nivel dramático que trasciende sus indiscutibles valores de producción. La valoración global de sus diez episodios la convierte en una digna merecedora de ocupar un puesto entre las 20, o las 10 mejores series de 2017, según el criterio de quien escriba. Una temporada en la que los personajes pasan muchos momentos frente al televisor como el resto de los mortales.

Para hacer más fluida la escritura, me permito saltarme el protocolo; durante la crítica usaré sólo los nombres de pila de los personajes.

A pesar de la fascinación de Peter Morgan por el duque de Edimburgo como personaje, y de que en esta segunda parte de la temporada tengamos un episodio totalmente dedicado a su figura, la protagonista sigue siendo Isabel, sus conflictos espirituales, morales y personales y el derroche interpretativo del que hace gala Claire Foy durante las escenas en su sala de audiencias: siempre tenemos sólo a dos personas dialogando y es imposible cansarse de verlas o que deje de sorprendernos.

El viaje de Isabel II es el viaje del héroe: su destino como monarca es inesperado, no puede renunciar a su condición de elegida y durante el proceso aprende a hacer sacrificios personales por algo que es superior a ella y asume como suya la misión.

En nuestra crítica de la primera mitad de esta segunda temporada elegimos Beryl, el cuarto episodio, centrado en la princesa Margarita, como el más destacable. En esta segunda parte, nos quedamos con el octavo, Estimada Sra. Kennedy.

‘The Crown’ 2x06 — ‘Verganheit’

Fuente: Netflix.

En nuestra crítica de la primera mitad decíamos que la elección de un mejor episodio de la segunda temporada de The Crown difícilmente sería unánime, pero a cambio hay varios que destacan y éste es uno de ellos.

Verganheit significa pasado en alemán. El título es relevante en el episodio, tanto el término como el idioma en el que está escrito. La historia central se construye a partir del descubrimiento de la relación del Duque de Windsor con los nazis durante la II Guerra Mundial, relación que implicaba, entre otras cosas, no sólo una traición a su país, sino también a su familia. Los documentos del archivo Marburg fueron encontrados por los aliados al final de la guerra y en varias ocasiones se consiguió que no fueran publicados, hasta 1957.

El conflicto de Isabel surge de su deseo de perdonar a su tío y permitirle volver al país, para lo cual la serie utiliza un cuestionamiento de su espiritualidad y su fe cristiana a través de la figura de Billy Graham. Un dilema moral, ético y religioso que puede zanjar, al menos desde el punto de vista político, cuando tiene en su poder las pruebas completas.

Seguramente estoy equivocada, pero buscando vídeos originales de la época, he encontrado que la primera cruzada de Billy Graham en el estadio de Harringay de la que hablan Isabel y su madre viendo la tele tuvo lugar en 1954 y no en el 57. Según parece, él e Isabel se conocieron personalmente en 1955 y no hay constancia del contenido de sus conversaciones, por lo que esta es una licencia de Peter Morgan para unir ambos acontecimientos de forma temática y darle más carga emocional al conflicto de Isabel.

Una escena: La última reunión entre Isabel y Eduardo, cuando él, altivo, pretende ofenderla y ella lo manda con total autoridad de vuelta a su casa, a seguir celebrando fiestas de cumpleaños para su perro.

Una frase: “Nosotros cerramos los ojos e hicimos oídos sordos ante lo que se decía de ti. Lo ignoramos, lo tachamos de invenciones, chismes crueles a raíz de tu decisión de renunciar al trono. Pero, cuando la verdad salió a la luz… ¡La verdad! […] No hay posibilidad alguna de que yo pueda perdonarte. La pregunta es: ¿cómo demonios puedes perdonarte a ti mismo?”.

‘The Crown’ 2x07 — ‘Matrimonium’

Fuente: Netflix.

Las escenas en las que aparece Margarita representan la modernidad, en todos los sentidos: en los espacios abiertos de las salas de exposición o el loft de Antony, los paseos en moto, los flashes de los fotógrafos y las fiestas, con conga incluida.

La relación de Margarita e Isabel no ha tenido oportunidad de sanar, porque en la aprobación de la hermana, y reina, siempre hay ‘peros’. Sí, Margarita tenía prisa por hacer oficial su compromiso sólo por despecho y orgullo, pero el retraso mandado por el protocolo real puede poner nervioso a cualquiera. Y, luego, Isabel tenía motivos para cuestionar la decisión de Margarita, pero la princesa es una mujer independiente que reclama su libertad. La boda entre Margaret y Antony se celebró en mayo de 1960.

Una escena: El mejor momento del episodio es la conversación entre Isabel y Margarita, cuando la princesa va a visitar a su hermana después del parto. Ambas están maravillosas, ambas tienen razón y ambas dejan frases lapidarias para el recuerdo. Quiero hacer una mención especial a la reunión entre Michael, Tommy Lascelles e Isabel, cuando éstos le presentan a la reina el resultado de la discreta investigación sobre Antony Armstrong-Jones. Es uno de esos momentos en clave de humor por la cuidadosa elección de sus palabras para describir el estilo de vida del fotógrafo.

Una frase: “Si hacen falta pruebas de que el país cambió, aquí están. Hasta hace nada, el Gobierno y las altas esferas del país se oponían a que me uniera a esta familia. Era un príncipe de una Casa real. La reina Victoria era mi tatarabuela. Mi padre fue príncipe. Mi abuelo fue rey. Y a todos les mortificaba lo inadecuado que era y lo bajo que caías”.

‘The Crown’ 2x08 — ‘Estimada Sra. Kennedy’

Fuente: Netflix.

Este es mi episodio favorito de esta segunda parte y creo que también de la temporada. Consigue entrelazar de forma efectiva la trama política con la personal y le da la oportunidad a Isabel de conseguir un logro político que le deja un sabor a gloria agridulce. En cuanto al momento histórico, aunque parece que transcurre poco tiempo, la visita de los Kennedy y el viaje a Ghana se produjeron en 1961 y el episodio cierra con el asesinato de Jack Kennedy en 1963.

Las inseguridades de Isabel en esta ocasión son físicas, siente que su apariencia es la de una mujer con más años de los que tiene y se ven acrecentadas por la presencia arrolladora de Jackie Kennedy, una mujer que destaca en todo. Los celos están allí desde el principio, pero como luego le cuenta a Margarita, aunque estaba preparada para odiar a Jackie, cuando tuvo la oportunidad de conocerla en la intimidad, le cayó muy bien y vio que no es oro todo lo que reluce. Pero la emoción le duró poco y el desencanto fue mayúsculo.

La decepción y la ofensa la llevaron a tomar la decisión de ir a Ghana, y lo hizo en contra de los consejos de todos sus asesores. Al final, encontró la forma de lograr su objetivo con un gesto político muy significativo que hoy nos puede parecer intrascendente pero que en aquel momento lo fue todo.

La historia de la relación entre Isabel y Jackie que nos muestra el episodio me recuerda a la de Bette Davies y Joan Crawford que vimos en Feudtenían mucho en común, se inspiraban y admiraban mutuamente y habrían podido ser amigas.

Una escena: Las dos entre Isabel y Jackie. En la primera, cuando le hace el tour por el palacio, la conversación se va haciendo más íntima conforme van entrando a los espacios privados. La segunda, con el final mezclado con lo que Isabel cree que debería haber dicho, es muy efectiva a nivel emocional para el personaje.

Una frase: “Debería haberle dicho que no hice gran cosa en Ghana. Me subí a un avión y fui. Sólo fui por que me sentía una completa inútil en comparación con usted. Intentaba competir. En todo caso, soy yo quien tiene una inmensa deuda con usted. Pero no dije nada. Me quedé allí sentada y dejé que siguiera hablando”.

‘The Crown’ 2x09 — ‘Paterfamilias’

Fuente: Netflix.

Este es el episodio que Peter Morgan aprovecha para mostrarnos lo complicada que fue la infancia de Felipe. Si bien no me apetecía dedicar la penúltima hora de la temporada a estos menesteres, a nivel narrativo no tengo queja; el guión del episodio está bien construido. Ya que querían profundizar en esa parte de la historia del personaje, es una decisión acertada aprovechar para darnos esa información a través de la estancia del príncipe Carlos en el colegio Gordonstoun de Escociaque su padre piensa que lo convertirá en un hombre, el mismo en el que él estudió.

Felipe ya había manifestado su desaprobación con respecto a la timidez y el carácter pasivo de su hijo, llegando incluso a decir que su hija parecía el niño de la casa; ya sabéis, los estereotipos de género. El caso es que, viendo a Carlos a través de los ojos de Felipe (cuando le sirven el desayuno), parece un niño muy mimado, y lo es, el pequeño es el futuro heredero del trono.

El episodio cierra con una nota en la que se nos dice que cuando llegó la hora de que los hijos del príncipe Carlos fueran al colegio, los envió a Eton, el colegio que está cerca de su casa, el mismo en el que estudió su tío Dickie y que tantas veces se menciona en la serie por sus ilustres graduados.

Una escena: A nivel emocional, supongo que la de Felipe construyendo el muro en el colegio hasta que decide pedir ayuda. Por la iconografía, la más impactante es la del viaje a la Alemania nazi para el funeral de su hermana.

Una frase: “Puede que ahora lo odies, pero algún día, si Dios quiere, tú mismo serás padre. No estarás a la altura como le ocurre a todos los padres y tus hijos te también te odiarán. Entonces, sabrás lo que es rezar por el perdón de tu pobre hijo”.

‘The Crown’ 2x10— ‘Hombre misterioso’

Fuente: Netflix.

Para el último episodio de la temporada, The Crown eligió como marco histórico el Caso Profumo, el famoso escándalo político que tuvo lugar en 1963 y que recibe su nombre del apellido del entonces ministro de guerra británico: John Profumo.

Las implicaciones de este caso se iban apuntando desde principio de temporada con el club de los jueves del que era miembro Felipe, y ya en ese momento se nos mencionaba al osteópata Stephen Ward. Para cuando acaba el episodio, estamos en 1964 a punto de que se nombre a un nuevo primer ministro; Margarita ha tenido dos hijos e Isabel su cuarto y último.

Cerramos con la foto de familia (con el gran Cecil haciendo sus discursos pomposos), en la que hay un gesto de complicidad entre Isabel y Felipe, que no nos viene mal después de la larga escena de confrontación previa, que es nuestra elegida del episodio.

Una escena: La que comparten Isabel y Felipe hacia el final y que demuestra lo compleja que es su relación. Más allá del afecto que pudiera existir o no, aunque parece que sí, su matrimonio es un matrimonio de estado. Es un deber del que no tienen escapatoria e intentan navegarlo como pueden. Claire Foy, como siempre, está magnífica.

Una frase: “Llevo apenas diez años como reina. En ese tiempo, tuve tres primeros ministros. Todos ellos eran hombres ambiciosos, inteligentes, brillantes. Ninguno aguantó hasta el final. Eran demasiado mayores, estaban demasiado enfermos o eran demasiado débiles. Una confederación de desertores electos”.

Vídeos de la época:

Las notas de Fuera de Series:

En Fuera de Series puntuamos nuestros análisis en una triple escala de 1 a 5, inspirada en la que usa Little White Lies, en función de lo deseosos que estábamos de ver la serie (“Antes”), lo que nos ha parecido viéndola (“Durante”) y las ganas de ver más y de comentarla con más gente tras hacerlo (“Después”)

Antes: 4

Disfruté mucho con la primera temporada y estaba totalmente predispuesta a ver la segunda, aunque tenía miedo de que le dedicaran mucho tiempo al personaje de Felipe.

Durante: 4

Aunque tuvo un episodio centrado en Felipe, sus tramas no fueron tan omnipresentes como temía. La temporada tiene varios episodios para recordar.

Después: 4,5

La serie mantiene el nivel en todos los aspectos y en esta ocasión estuve más atenta al montaje de audio y la narración de los encuadres y la puesta en escena: me parecieron muy destacables. Tiene varios muy buenos episodios y la segunda mitad de la temporada es muy notable. Echaré de menos a Claire Foy, pero esperaré con ganas a Olivia Colman.


La segunda temporada de ‘The Crown’ está disponible en Netflix.

 

 

La mejor información sobre el mundo de las series en Fuera De Series