"Había policías municipales, guardia civiles..., incluso policía secreta que conocemos bien en la plataforma anti basurero.., y habían cortado todo el centro del pueblo". Quien pinta la escena para ELPLURAL.COM es un vecino de Crevillent, un pueblo alicantino de unos 28.000 habitantes, que este viernes había sido 'premiado' con la celebración en su Casa de la Cultura de una reunión del Consell de la Comunidad, presidente Alberto Fabra incluido. "Y todo ese montaje aunque nos ocultaron hasta ayer mismo que venían a reunirse aquí para, mira lo irónico del tema, dentro de la campaña en la que andan para vender su cercanía a la gente y su transparencia".

Un basurero a 100 metros de una escuela
Aún así, a pesar de que la noticia les llegó en el último momento, decenas de personas, miembros de varias plataformas ciudadanas, se han reunido para recibir a Fabra y sus consellers al grito de "corruptos, chorizos y ladrones". Eran ciudadanos que forman parte de las diversas plataformas cívicas que funcionan en el pueblo "y que muestran los problemas que tenemos aquí y en toda la Comunidad".

 

Representantes de diferentes Plataformas cívicas en Crevillent Representantes de diferentes Plataformas cívicas en Crevillent



 

Una de las plataformas más activas, es la Plataforma contraria a la creación de un basurero en el término municipal. Un basurero cuya construcción está directamente afectada por el asunto de la trama Brugal, uno más de los casos de corrupción que afectan a la Comunidad. Pero que además está situado en una zona de monte y a escasos 100 metros de un centro escolar.

Sin ambulancia por las noches y sin mamógrafo
También estaban entre los que esperaban a Fabra los ciudadanos que reclaman contra los recortes sanitarios que se están produciendo y que han llevado a que Crevillent, un pueblo que, como decimos, se acerca a los 30.000 habitantes carezcan de ambulancia por las noches, que ahora debe llegar desde Elche. "Aquí, cuando alguien se pone enfermo por la noche -nos dice un vecino-, como no podemos esperar a veces a que venga la ambulancia desde otro pueblo, lo que se nos presenta es la policía municipal, que te dice que lo metas en tu coche y te acompaña hasta el límite territorial del municipio.., y a partir de ahí, apáñate".

Una mujer del pueblo, que ha asistido a la concentración que esperaba a Fabra, denuncia otro problema no sólo de Crevillent, sino también de las cercanas poblaciones de Elche y Santa Pola (entre las tres poblaciones suman cerca de 300.000 habitantes). "Desde hace cuatro meses, que se estropeó el mamógrafo que hay en Elche, todas las mujeres mayores de 45 años de la comarca nos hemos quedado sin que nos hagan las revisiones obligatorias... Y no nos dicen cuándo van a arreglarlo".

También había en el 'comité de bienvenida' para el Consell valenciano, representantes de las Plataformas por la Dependencia, y asociaciones escolares que protestaban por la desaparición de las ayudas escolares.

Un alcalde, el de Crevillent, con 'pasado'
El anfitrión esta mañana del Consell,  el alcalde de Crevillent, César Augusto Asencio, por cierto, tiene su propia historia: ha sido posiblemente el hombre que menos tiempo ha estado en un cargo dentro del organigrama del PP. Cuando tras su imputación Ricardo Costa tuvo que dejar el puesto de secretario general del partido en la Comunidad, Francisco Camps le nombró a él en sustitución... Semanas después le cambiaba por otro. Mientras, se había conocido lo que Asencio calificó de 'pecado de juventud'.

El pecado era una carta que envió al diario La Información de Alicante en 1979 en el que se retrataba ideológicamente, viniendo a negar el holocausto. Una carta que arrancaba diciendo "estamos asistiendo desde hace un tiempo relativamente corto a una explisión de anti-nacionalsocialismo y consecuentemente de pro-judaísmo y sionismo", y en la que se podía leer su justificación de por qué se habla del holocausto: "¿Para qué todo esto? En primer lugar para desprestigiar al nacionalsocialismo. En segundo lugar para seguir cobrando las indemnizaciones que Alemania ve obligada a pagar (Alemania lleva ya pagados a Israel dos billones quinientos mil millones de pesetas, y este año se acaba el último pago. Con esta ofensiva propagandística se obligará de nuevo a Alemania a que pague por unos crímenes que no ha cometido).

Fabra ha acabado la jornada en una arrocería, en la isla de Tabarca, acompañado de Luisa Pastor, presidenta de la Diputación, y de la consellera de Bienestar Cosial, Asunción Sánchez Zaplana Fabra ha acabado la jornada en una arrocería, en la isla de Tabarca, acompañado de Luisa Pastor, presidenta de la Diputación, y de la consellera de Bienestar Cosial, Asunción Sánchez Zaplana



Quizás para compensar el esfuerzo de desplazarse hasta Crevillent, el consell, con Fabra a la cabeza, ha acabado la mañana desplazándose a la isla de Tabarca a tomar un caldero, como lo muestra la foto que acompaña a esta información. Los vecinos se han quedado en el pueblo, donde siguen sus movilizaciones.