“No me he ido ni tengo intención de irme”. Así de contundente ha reaparecido la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, tras su “retiro voluntario” de seis meses desde que perdiese las elecciones municipales.

La actual senadora del PP ha comparecido junto con sus compañeros Pedro Agramut, Marta Torrado y Susana Camarero para valorar la constitución de los grupos en la Cámara Alta. Barberá ha cargado contra la decisión del PSOE de ceder dos senadores a Democràcia i Llibertat y otros dos a ERC para que constituyan grupo propio.

La senadora ha acusado a Pedro Sánchez de querer “corregir las urnas según crea conveniente” y le ha preguntado “a cambio de qué”, mientras ha pedido a los socialistas que hagan “una reflexión seria”.

“Los valencianos sabían, desde antes de que empezara la campaña, que iríamos juntos a gobernar y el que tuviera un voto o un escaño más sería el alcalde, y eso es transparencia”, ha defendido Barberá, quien ha asegurado que los votantes del PSOE en Castellón “no han votado para que vaya a ERC, seguro”.

Sin hablar de lo suyo
La exalcaldesa valenciana se ha limitado a criticar a otros, pero no ha querido hablar de la gestión municipal que está haciendo el actual Gobierno de Compromís en Valencia, así como de otros temas en los que está señalada, como los casos Ritaleaks o Nóos.

Actualmente, el primer teniente de alcalde de Valencia durante la etapa Barberá se encuentra entre los acusados del caso Nóos, junto con Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina.

Explicaciones a Ximo Puig
Por su parte, el senador Pedro Agramunt ha exigido al president de la Generalitat, Ximo Puig, una explicación por la cesión del senador de Castellón Josep Lluís Grau a ERC, y ha considerado significativo que el PSOE haya cedido senadores de la Comunitat y de Baleares, con los que hace patente "la historia de los Països Catalans".

Agramunt ha destacado que si Democràcia i Llibertat y ERC, que se han presentado juntos a las elecciones en Cataluña, sumaran los ocho senadores que tienen cada uno podrían formar un grupo propio (el senado exige un mínimo de 10).

Ha advertido de que no se pueden hacer "bromas ni cortesías" con partidos que apuestan por la independencia y la ruptura de España; ha criticado a la coportavoz de Compormís Mònica Oltra por "mendigar un escaño" y ha denunciado que algunas formaciones pretendan una reforma del reglamento del Congreso "a la carta" para que se adapte a sus resultados electorales.

Para Agramunt, a España no le conviene la convocatoria de nuevas elecciones, pero cree que se irá a ellas si no prospera la única opción de gobierno, a su juicio, posible, que es un acuerdo entre el PP, el PSOE y Ciudadanos.

Preguntado sobre si la retirada de Mariano Rajoy podría permitir un acuerdo, ha asegurado que es un "mantra que está de moda" pero que no se plantea en el partido, y se ha mostrado convencido de que el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta, aplicaría el artículo 155 de la Constitución, que permite la retirada de competencias a las autonomías, "si fuera necesario".

Reforma del Senado
En la comparecencia en la sede del PP en Valencia, Rita Barberá también se ha mostrado partidaria de reformar el reglamento del Senado para hacerlo “más ágil” y que sea “Cámara de primera lectura en aquellos temas relacionados con los aspectos autonómicos, como la financiación o los estatutos”.