Hasta 300 testigos tendrán que acudir a la Audiencia Nacional para declarar dentro del juicio del caso Gürtel y, entre ellos, este jueves hemos conocido un nombre ilustre que se sentará a dar explicaciones: el de Esperanza Aguirre.

Sin embargo, el presidente en funciones, Mariano Rajoy, no tendrá que pasar por esta experiencia, según explica el auto al entender que la acusación popular, la Asociación de Abogados Demócratas de Europa (ADADE), no ha aportado "razón suficiente para que lo preste". Aun así, advierte de que si al final fuera necesario, podría llamar a Rajoy en cualquier momento. “Sin perjuicio de que, en otro momento, se pueda acordar por la Sala que testifique de considerarlo necesario, a la vista del desarrollo del juicio oral”, reza el auto.

Aguirre declarará por “lo que pueda aportar sobre los hechos"
Respecto a la admisión de que Aguirre acuda a testificar, especifican que no se producirá por su condición política, sino teniendo en cuenta de “lo que pueda aportar sobre los hechos" que se juzgan. En otras palabras, la presidenta del PP de Madrid solo podrá ser interrogada sobre el "fraccionamiento de los contratos de la Comunidad de Madrid".

Sobre el mismo aspecto también deberán testificar Alejandro Halffter, como exviceconsejero madrileño de Vivienda y Suelo; Enrique Carrasco Ruiz de la Fuentes, exdirectivo de FCC; y Plácido Vázquez Díeguez, propietario de la empresa Nuevas Iniciativas de Gestión Empresarial.