Manifestantes con pancartas gritan eslóganes para pedir el final de las políticas de austeridad durante una concentración en la Plaza del Comercio, en Lisboa. EFE



Lisboa y más de una treintena de ciudades en Portugal vivieron este sábado una jornada de manifestaciones multitudinarias que expresaron la frustración y el descontento de los ciudadanos después de más de dos años de recortes. La mayor de las protestas, en la capital portuguesa, culminó con el himno de la revolución de 1974, Grándola Vila Morena, cantado por cientos de miles de gargantas en la Plaza de Comercio, en un desafío al Gobierno, cuya dimisión se pidió repetidamente.

Consignas contra la troika y el Gobierno
Mareas de manifestantes corearon consignas y pancartas contra la troika y el Ejecutivo, y ondearon banderas lusas con una franja negra como símbolo de luto por la crisis que atraviesa el país.

Gritos como "Passos a la calle", "El pueblo unido jamás será vencido" o "Grecia llegó aquí" se unieron a lemas contra la troika como "Fuera de aquí, FMI" o "Entroikados y revoltados" (descontentos).

Indignados, jubilados, profesores, sanitarios, sindicatos...
La marcha, convocada por el movimiento ciudadano "Que se lixe a troika" (Que se fastidie la troika, en una traducción educada), aglutinó al movimiento de indignados y a jubilados, profesores, trabajadores de la sanidad, políticos de izquierda y sindicatos. Según los organizadores, la amplia base social de la protesta superó sus expectativas y los números de la anterior marcha, el 15 de septiembre pasado.

Las manifestaciones transcurrieron sin incidentes relevantes en todo el país, aunque hubo al menos dos detenidos en Oporto e insultos y tensión en Lisboa entre un grupo de manifestantes y agentes de policía.

Más de un millón de personas
En todo el país los organizadores calculan que salieron a la calle más de un millón de personas y, aunque las autoridades lusas no dan datos sobre las manifestaciones, las emisoras de radio y televisión lusas las consideraron  de las más multitudinarias registradas en el país.

La protesta, con el lema "O povo é quem mais ordena!" (El pueblo es el que manda), fue convocada sobre todo a través de las redes sociales pero también, por primera vez en ese movimiento, a través de carteles y propaganda en las calles de las principales ciudades lusas.

El Gobierno mantendrá la política de austeridad
El Gobierno, que en sus veinte meses en el poder ha sufrido dos huelgas generales y las mayores manifestaciones registradas en el país desde la Revolución de los Claveles, no hizo comentarios sobre la marcha, pero esta semana Passos Coelho ratificó su determinación de mantener las políticas de austeridad.