Fachada de la capilla donde se ubica el Belén Solidario. Fachada de la capilla donde se ubica el Belén Solidario.



Mensajeros por la Paz ha organizado un Belén Solidario que estará en Madrid durante todo un mes, del 10 de diciembre al 10 de enero, y las 24 horas del día, para que los ciudadanos que quieran puedan donar alimentos  no perecederos que serán destinados al Banco Solidario de la Fundación.

El Belén, un nacimiento artesanal filipino que fue regalado al Padre Ángel en la Isla de Cebú por la ayuda que Mensajeros de la Paz está llevando a cabo en el archipiélago tras el tifón Haiyan, está situado en la capilla de Nuestra Señora de la Soledad, en el número 44 de la calle Fuencarral de Madrid.

Máquina de donaciones
A los pies del nacimiento se podrán dejar alimentos no perecederos, aunque entre los más necesarios están la leche, alimentos infantiles, aceite, galletas y conservas. También se aceptarán donativos en metálico, aunque lo más novedoso de la iniciativa es la instalación de una máquina expendedora de donaciones, en la que se podrá seleccionar el alimento a donar y después introducir el importe. La máquina dará a cambio una representación simbólica y finalmente la cantidad será destinada a comprar los alimentos que hayan señalado los donantes.

Máquina de donaciones de Mensajeros por la Paz Máquina de donaciones de Mensajeros por la Paz



Cestas de la compra
Mensajeros de la Paz, a través de dicho Banco Solidario, distribuye cestas de la compra solidarias para una 3.500 personas cada mes, para más de 800 familias en riesgo social. Este 2013, la Fundación también ha ofrecido 8.200 comidas cada mes a través de cinco comedores sociales -dos de ellos en Madrid- a los que sumará otro nuevo en la capital a principios de enero.

Sms solidarios
Para aquellos que no puedan acercarse a la capilla, Mensajeros por la Paz ha habilitado un número de teléfono para enviar "sms solidarios". Basta con enviar la palabra Alimentos al 28077, con un coste de 1,20 euros por mensaje que irán a parar directamente a la Fundación para "paliar el vacío de las neveras y las mesas de muchas familias".