¿Qué hubiese pasado si Puigdemont hubiese convocado unas elecciones anticipadas? Nadie lo sabe. Nunca se sabrá. Se podría especular horas y horas sobre ello. Sin embargo, hay dos personas que intentaron que esto ocurriese, aunque no encontraron una respuesta positiva del siempre caprichoso destino.

Y es que El Español ha tenido acceso a un correo electrónico que demuestra que el predecesor de Carles Puigdemont, Artur Mas, junto con Joan Gaspart, mítico presidente del FC Barcelona, intentaron pararle los pies al expresident de la Generalitat para evitar la DUI. Una declaración que, a la postre, la ‘abortó’ el propio Puigdemont a los pocos segundos de ver la luz. Asomó la cabeza, y la introdujeron en el mismo sitio del que había venido. Un movimiento que dejó ojiplático al más pintado.

Tanto Mas como Gaspart iniciaron una maniobra que no llegó a buen puerto y que luchó por la convocatoria de unos comicios autonómicos anticipados. El expresidente del Barcelona, pese a declararse “catalanista no independentista”, jamás ha escondido su amistad con los nombres clave del nacionalismo.

Relacionado Un año después del 1-O: nada que celebrar

El correo

Marta Romà, teniente alcalde de Sant Pol de Mar (PDeCat), envió un e-mail a María-Reis Quinzaños, secretaria del expresident Artur Mas. En este texto, Romà hace referencia a una conversación mantenida con Joan Gaspart, quien le pide “que le traslademos a Mas, después de las conversaciones mantenidas, si le da luz verde para comenzar a mover a la sociedad civil silenciosa”.

Se insta a esta “facción” a que apoye a Puigdemont “ante el bombardeo que se ha iniciado o iniciará contra su persona en caso de que convoque elecciones”. Gaspart no niega estos hechos en ningún momento, pero tampoco lo esclarece. “Puede decir que no desmiento mi relación personal ni con Puigdemont, ni con Mas”, explicaba a El Español. Se deja entrever la maniobra de Mas y Gaspart para frenar la proclamación de Independencia, aunque los protagonistas no han querido mostrar sus cartas.