Tras llegar al cargo el ministro y ex alcalde de Sevilla se encontró con la denuncia de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura avalada por otros colectivos como la Asociación Unificada de la Guardia Civil, en relación a la existencia y exhibición pública de  un cuadro de clara temática y simbología franquista junto al despacho del General de la Zona de Extremadura  en concreto en un pasillo de la Comandancia de la Guardia Civil de Badajoz.

Triple simbología del bando ganador
El lienzo los “Héroes del Alcázar y otros” es un claro símbolo del golpe militar franquista y una exaltación clara de la sublevación del bando denominado “nacional”. Representa una triple "gesta" de los vencedores de la guerra civil: La defensa del Alcázar de Toledo, la del Santuario de la Virgen de la Cabeza en Ándujar y un episodio de la contienda en Oviedo. Para el franquismo estos fueron grandes momentos de su golpe militar y que ejemplificó como elementos históricos de su sublevación militar.

Retirado por orden de Interior
Se da la circunstancia de que por el Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de la Guardia Civil, se dio orden expresa para que dicho cuadro franquista fuese retirado. Así se hizo en el mes de mayo en cumplimiento de las directrices superiores. En definitiva  el cuadro fue retirado y desaparecido de la Comandancia de Badajoz.

De nuevo “aparece” el cuadro colgado
Pero ocurre que de nuevo dicho vestigio fascista aparece de nuevo colgado de la misma pared y en el mismo lugar público. Insólitamente el cuadro ha sido repuesto en contra de la instrucción enviada por la Dirección General de la Guardia Civil. Ante ello la Recuperación de la Memoria Histórica en Extremadura  extremeña ha exigido a Interior que se retire de manera inmediata e incondicional”.

Segunda denuncia de los memorialistas extremeños
Por segunda vez  la asociación ha vuelto a denunciar el hecho exigiendo al departamento ministerial de Zoido que el cuadro sea retirado definitivamente. Al mismo tiempo le recuerda que esta decisión de mandarlo retirar definitivamente estaría avalada por el obligado cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica. Apelan los memorialistas extremeños a los valores del “respeto, dignidad, reparación y justicia” en relación a las víctimas del franquismo.

Exigen además que el destino del polémico cuadro sean los depósitos del Ministerio de Cultura o el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica que dictó años atrás instrucciones para la retirada de símbolos franquistas en los bienes de la Administración General del Estado y sus Organismos públicos.