En el correo del señor Robles se hace una serie de aseveraciones que vendrían a contradecir la información que en ese artículo se ofrecía. ELPLURAL.COM ha vuelto a acudir a sus fuentes para comprobar las informaciones que facilitaba. A continuación les ofrecemos tanto las puntualizaciones del vicesecretario de organización de Foro Asturias en Gijón, como la información de la que disponemos.

¿La alcaldesa realiza cirugía sin percibir retribución salarial?...
Dice el alto cargo de Foro Asturias que “la Alcaldesa Carmen Moriyón trabaja única y exclusivamente en el Ayuntamiento de Gijón. La actividad de cirujana que realiza la alcaldesa, como ya ha explicado repetidamente, no puede considerarse un trabajo, pues no percibe retribución salarial de ningún tipo por ella, requisito imprescindible para poder denominarlo ‘trabajar’”.

En nuestro artículo original  nosotros señalábamos que la alcaldesa de Gijón, a pesar de la petición de todos los demás grupos presentes en el ayuntamiento, “se negaba a aplicarse la incompatibilidad que conlleva su puesto, y continuaba operando en una clínica privada, en la que aparece como especialista en cirugía general, cirugía digestiva y mamaria”, así como que “se defiende diciendo que dona el sueldo que percibe por ejercer su profesión a una ong”.

…No hay certificación de que no percibe sueldo por su trabajo como médico…
En su carta, el señor Robles no niega, por tanto, sino que confirma, que la alcaldesa ejerce de cirujana en una clínica privada de la ciudad. En realidad, la ley de incompatibilidades lo que dice es que un alto cargo, como es el de alcalde, no puede ejercer otras actividades profesionales, sean o no remuneradas. Pero aún más, en cuanto a si percibe una retribución salarial a cambio de este trabajo, en fuentes políticas de Gijón el pasado viernes, y de nuevo hoy, han explicado a ELPLURAL.COM que “la alcaldesa y la gente de Foro nos pide que creamos en su palabra a ciegas, porque en ningún momento han presentado un documento de la clínica para la que da servicio como cirujano en la que se certifique que no recibe pago alguno”.

Pero aún van más lejos esas fuentes y nos apuntan que “las contraprestaciones por un trabajo no tienen por qué ser sólo monetarias y que esos pagos podrían ser en el presente o en el futuro”. Además, se subraya la publicidad gratuita que sin duda significa para una clínica el que la alcaldesa de la ciudad aparezca como uno de los cirujanos entre la plantilla que emlplean para dar servicio.

Negativa a aplicarse la incompatibilidad
En su escrito a ELPLURAL.COM, el dirigente de Foro Asturias continúa diciendo que “por tanto, y ahí el segundo error, la alcaldesa nunca se negó a "aplicarse la incompatibilidad que conlleva su puesto"”, y que “la afirmación "los demás partidos la han denunciado", es rotunda y absolutamente falso; ningún partido político o particular ha denunciado tal incompatibilidad, sencillamente porque no existe. Y si bien es cierto que los representantes del PSOE en Gijón amenazaron con hacerlo, nunca lo llevaron a cabo, sin duda informados por sus servicios jurídicos de que no había argumento jurídico alguno, por lo que todo quedó en una campaña de ataques personales y difamatorios contra Carmen Moriyón”.

A partir de esta afirmación del representante de Foro, en ELPLURAL.COM hemos entrado en contacto con el responsable socialista en el ayuntamiento de Gijón, Santiago Martínez Argüelles. El portavoz del PSOE nos ha confirmado en este sentido que “a la alcaldesa no sólo le hemos demandado desde el principio que presentara una solicitud para que estudiáramos si era incompatible o no su actividad profesional con su cargo, sino que ha rechazado por tres veces en el pleno que pudiéramos discutir mociones que habíamos presentado para debatir esta situación”.

Demanda ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo
Estas negativas a aceptar las mociones, según nos informa el señor Martínez Argüelles, han provocado de hecho que exista una demanda desde el pasado verano contra la alcaldesa en los tribunales de lo Contencioso-Administrativo de Gijón. “No puede ser que ella –dice el portavoz del PSOE- decida unilateralmente qué incompatibilidades le aplican o no, y menos aún que se niegue a debatirlas”.

Sobre este tema, Martínez Argüelles nos aclara que existen dos informes judiciales, uno de ellos del catedrático de la Universidad de Oviedo, Leopoldo Alas, en el que se certifica que debe realizarse esta solicitud ante el pleno del Ayuntamiento de la tramitación de la compatibilidad de dedicaciones profesionales y cargos públicos.

Toda la oposición unida contra la alcaldesa
Por último, el representante de Foro Asturias en su escrito nos dice que “de igual manera es un error afirmar en el párrafo siguiente que la portavoz del PP se manifestase en el mismo sentido e iniciase su partido ningún trámite de demanda”. En este sentido, y sobre la unidad de todas las fuerzas políticas presentes en el Ayuntamiento de Gijón a la hora de rechazar la actividad profesional de la alcaldesa, vamos a limitarnos a hacernos eco de una portada y una información del diario gijonés El Comercio que tuvo gran repercusión en la ciudad. 

En ella, bajo el título “La oposición carga contra la alcaldesa por no explicar al Pleno su actividad médica”, se informaba de cómo la portavoz del PP, Pilar Fernández Pardo, de Izquierda Unida, Jorge Espina y del PSOE, Santiago Martínez Argüelles, habían “creado un frente común contra la alcaldesa”, y que los tres grupos coincidían en que “Moriyón debería explicar (su actividad) en el Pleno” y que “debía pedir permiso para compatibilizar la actividad médica con su dedicación exclusiva al Ayuntamiento”.

Sanidad privada sí, sanidad pública, no
En nuestra información del pasado viernes, comparábamos la situación de la alcaldesa de Gijón con la del consejero de Sanidad de la Junta Extremeña, que dimitió por un caso similar. El consejero pasaba consulta en Portugal, lo que es incompatible con su cargo. En el caso de la alcaldesa gijonesa hay un agravante más; la señora Carmen Moriyón es médico de la sanidad pública, pero consciente de la incompatibilidad de su cargo político con el ejercicio profesional, está en estos momentos en excedencia en el sistema sanitario público por ‘servicios especiales’.