Durante la Sesión de Control al Gobierno que se ha celebrado este miércoles en el Congreso hemos podido observar el último encontronazo entre los dos grandes partidos por los casos de corrupción de cargos públicos relacionados con estas formaciones a lo largo de todo el país.

El portavoz del grupo socialista, Antonio Hernando, ha acusado a la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría de “irresponsabilidad” al no haber cesado antes al Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana y Hernando ha insistido a Sáez de Santamaría de que “si tuviese una gota de humildad, reconocería hoy que nunca debió nombrar a Castellano, que no comprobó las acusaciones de corrupción que había contra él y que lo tuvo que cesar mucho antes”.

Mentiras al Congreso
El propio Hernando ha recordado que fue también en la Cámara Baja donde los socialistas preguntaron en noviembre por Serafín Castellano al ser señalado ya por recibir el regalo de un rifle, a lo que respondió que se remitía a las declaraciones del exdelegado negándolo todo. “La cuestión es qué comprobaciones hizo usted para dar estas respuestas o si no hizo usted ninguna comprobación porque simplemente se fió de él, que es lo mismo que le pasó al señor Rajoy con el señor Bárcenas, (…) ¿Cómo le dio credibilidad a las explicaciones sobre el regalo de un rifle a Castellano, cómo no le cesó inmediatamente?”

Y tu más
Por su parte, la vicepresidenta Sáez de Santamaría le ha reprochado a Hernando que “usted es consejos vendo que para mí no tengo” y acusándole de tener “sentados en el escaño a imputados que no vienen a escucharle hablar de corrupción porque les debe dar apuro", en referencia a los diputados Manuel Chaves, Gaspar Zarrías o José Antonio Viera.

“Yo he asumido mi responsabilidad y el señor Castellano no está en activo, haga usted lo mismo”, ha zanjado la vicepresidenta.