Alfredo Pérez Rubalcaba ha dicho estar sorprendido al escuchar el balance que Mariano Rajoy ha hecho sobre los dos primeros años de su mandato. Un balance que él ha resumido como un periodo de restricción de derechos: "la primera parte de la legislatura ha consistido en recortar derechos sociales y derechos laborales, y ya se nos anuncia la segunda parte, que es la de recorte de los otros" derechos. Y ha puesto como ejemplos, las leyes que se anuncian de educación, del aborto o la ley de seguridad ciudadana, que ha calificado de preconstitucional.

Lo importante no son los nombres, sino que las primarias estén abiertas a todos
El secretario general del PSOE ha hecho, en una entrevista en la Cadena SER, un repaso de la actualidad que ha comenzado valorando la situación de su propio partido. Según Rubalcaba, el PSOE sale de la Conferencia política como "un partido de izquierdas, claramente socialdemócrata, más feminista, un partido más ecologista... defensor de la laicidad, volcado en la creación de empleo y al cambio de nuestro modelo económico". Un partido, que así, ha considerado, podrá recuperar el voto mayoritariamente de centro izquierda de la sociedad española.

Alfredo Pérez Rubalcaba ha advertido que la segunda parte de la legislatura será la de los recortes de derechos. Foto Cadena SER Alfredo Pérez Rubalcaba ha advertido que la segunda parte de la legislatura será la de los recortes de derechos. Foto Cadena SER



En cuanto al proceso interno para la elección del candidato, se ha negado a aclarar si el participará en ese proceso, ni siquiera cuándo lo decidirá -"cuando toque", ha dicho-, porque en su opinión aunque en el PSOE "hablaremos de nombres", lo importante de este proceso es que "todos los militantes y todos los ciudadanos que lo deseen son los que van a decidir" quién será el candidato socialista a las elecciones, y no "alguien con un cuadernito azul".

Rubalcaba ha reconocido que "hay gente que tiene dudas" en su partido ante las primarias abiertas, pero ha insistido en que será así y que el calendario lo decidirá el Comité Federal el próximo mes de enero. En cuanto a la petición de la líder andaluza Susana Díaz de que ese proceso sea tras las elecciones europeas de mayo, Rubalcaba ha dicho que está convencido de que el calendario se aprobará por consenso "y habrá unanimidad o casi". Por cierto, sobre la creciente influencia de Díaz en el partido ha evitado cualquier posible sospecha de desconfianza: "que haya una persona que tenga cada vez más poder y más fuerza, fantástico -ha dicho Rubalcaba-, al PSOE le viene bien que en Andalucía haya un partido cada vez más fuerte".

Algo habrá hecho mal el PP cuando todos están contra la ley de Educación
Sobre los temas de actualidad, Rubalcaba ha pedido al PP que recapacite sobre el rechazo que suma la nueva ley de educación: "algo no han hecho bien cuando no tienen el acuerdo de nadie..., de nadie es de nadie... ningún grupo parlmentario ni ningún sector educativo", ha dicho, y ha negado que la reforma tenga que ver con una crisis de la calidad, sino que esconde una revolución ideológica: "¿Qué tiene que ver con la calidad educativa que los colegios que separan a los niños de las niñas puedan tener conciertos, que tiene que ver que la nota de religión cuente para la selectividad, que tiene que ver con la calidad educativas que los solarios públicos puedan donarse a los colegios privados gratuitamente? Es pura ideología y esto es lo que rechazamos el resto", ha dicho.

Ha valorado los acuerdos para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como prueba de la diferente oposición que hace el PSOE al PP, que bloqueó su renovación durante dos años, y ha reconocido que comenzó a hablar este jueves por la tarde con Rajoy para acordar también los nombres que participarán en el CGPJ a propuesta de las asociaciones profesionales.

Con la ley de servicios mínimos el Gobierno busca implantar una ley de huelga
Sobre la propuesta repentina del Gobierno de hacer una ley de servicios mínimos, Rubalcaba ha adelantado que no colaborarán con ella, porque lo que pretende el PP "no es una ley de servicios mínimos tal y como la planteó la señora Botella, es una ley de huelga para restringir los derechos de los trabajadores", y ha aclarado que "no es que estemos en contra de que se cumplan los servicios mínimos, al contrario, pero lo que se nos trata de vender es otra cosa". También ha mostrado su sorpresa porque de "la huelga, que ha salvado más de 1.000 puestos de trabajo" lo que lleve al PP es "a hablar de una ley de servicios mínimos".

En cuanto a las cuchillas de las vallas en Melilla, Rubalcaba ha recordado que él ordenó quitarlas cuando era ministro del interior, y ha ironizado pidiendo a Rajoy, que este jueves dijo que esperará a un informe para decidir si quitarlas o no, "que me pregunte, las cuchillas cortan ya se lo digo yo... y es un sistema de protección de las fronteras inhumano. Por tanto, que me llame y le diré quítalas esta tarde, no esperes ningún informe. Yo las quité por esto, porque eran tremendas, y eran inhumanas... Efectivamente Mariano, las cuchillas cortan".