El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha protagonizado este martes una conferencia de prensa junto al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, una comparecencia que ha sido aprovechada por los periodistas para preguntarle por las críticas internas en el PP tras los malos resultados en Andalucía.

"Tendremos que corregir" y "trabajar con más intensidad"
Rajoy ha aprovechado las preguntas para declararse dispuesto a cambiar algunas cosas tras admitir que obtuvieron menos votos de los esperados: "Tendremos que corregir lo que haya que corregir y tendremos que trabajar con mayor intensidad, pero esto no es una noticia, es un actividad interna del partido, y lo importante de verdad es que podamos resolver los problemas de los españoles tras una primera parte de la legislatura durísima".

Tiene previsto "recluirse"...
Lo curioso es que Rajoy ha hecho ese llamamiento al trabajo en el PP cuando está a unas horas de marcharse de vacaciones 'totales'. El presidente tiene derecho a un asueto como cualquier otro trabajador, pero lo que llama la atención son las condiciones del parón que se va a tomar en un momento tan delicado por lo que se está filtrando a los medios. Según El Confidencial Digital el presidente se recluirá con su familia en el Palacio de las Marismillas del Parque de Doñana desde el miércoles por la tarde hasta en principio el Domingo de Resurrección.

... con su vicepresidenta como único contacto con la política
El digital asegura que Rajoy "persigue desconectar lo máximo posible estos cuatro días" y "enclaustrarse" ya que está "especialmente cansado" por la campaña andaluza, así que habría dado instrucciones para no recibir a nadie y simplemente mantener "algún contacto telefónico con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría". Eso sí, espera dedicar algún tiempo al 'footing' y a pasear con su familia.