El presidente de Mensajeros de la Paz, padre Ángel García, se ha entrevistado con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, a la que ha pedido, una vez más, la retirada de las cuchillas que están colocadas en las vallas fronterizas en Ceuta y Melilla. El cura ha recordado que este problema fronterizo no se arregla con las concertinas y que representan la falta de alternativas para quienes esperan al otro lado.

El padre Ángel indicó que al igual que la Defensora del Pueblo,  tampoco él  está de acuerdo con las cuchillas que jalonan la frontera porque sí cortan y como ha quedado demostrado en los últimos días, con los continuos saltos, no son disuasorias y sí provocan sangre y dolor.

Sin alternativas
Añadió la necesidad de retirar este tipo de elementos cortantes que han provocado heridas en las personas que han saltado las verjas y que simbolizan la falta de alternativas reales a un problema que afecta a las personas que están al otro lado de la frontera española.

“Con más sangre no se resuelve el problema”
Mensajeros de la Paz comprende que el de las dos fronteras, la de Ceuta y Melilla, es un problema muy grave y difícil, pero también que con cuchillas, con más sangre, no se resuelve. El Padre Ángel es partidario de una actuación coordinada y trabajar juntos para resolver esta cuestión que ha costado muchas vidas en los últimos tiempos.

Condiciones infrahumanas
“Estamos convencidos de que se pueden tomar muchas iniciativas para actuar con estos seres humanos que están en las fronteras y que viven hasta que llegan al centro de acogida en unas condiciones infrahumanas, sin alimento, sin cobijo y sin las mínimas condiciones higiénicas y sanitarias dignas”, aseguró a la Defensora del Pueblo.

Siempre a su lado
 El fundador de Mensajeros de la Paz afirmó que la ONG estará siempre al lado de cuantas iniciativas sirvan para mejorar la vida de estos hombres que sólo buscan unas dignas condiciones de vida. Ya han cumplido más de 50 años de labor social y humanitaria y trabajado en numerosas iniciativas y proyectos de acogida, ayuda e inserción de inmigrantes.

Defensa de inmigrantes, desplazados y refugiados
Su trabajo se desarrolla también “en la defensa de los derechos humanos de quienes por cualquier motivo se ven obligados a abandonar su tierra en la legítima aspiración de buscar una mejor existencia para ellos o sus hijos, o de salvar su vida a causa de la pobreza, la guerra, o la persecución”. La ONG atiende a desplazados y refugiados por desastres naturales y conflictos bélicos trabajando por mejorar sus condiciones de vida.