El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, está a punto de enfrentarse a una investigación judicial. Así lo desvela este jueves El Economista, rotativo que asegura que el magistrado Eduardo López-Palop, titular del juzgado número 51 de Madrid ha emitido un auto en el que aprecia indicios de delito de estafa y contra la Seguridad Social tras la querella presentada por el sindicato ultraderechista Manos Limpias por incumplir las condiciones de la beca concedida por la Universidad de Málaga (UMA) y por figurar, presuntamente, como "falso autónomo" para poder cobrar de Podemos mientras estaba becado.

El auto del juez López-Palop
En el auto, dictado el pasado 12 de marzo pero notificado este miércoles a las partes y contra el que cabe recurso, el juez asegura que "los hechos que resultan de las anteriores actuaciones presentan características que hacen presumir la posible existencia de infracción penal". Por ello, acuerda la incoación de diligencias, remite el caso al Ministerio Fiscal y le requiere para que informe si el juzgado de instrucción es competente para iniciar la investigación, admitiendo en ese caso a trámite la querella.

Diligencias previas
Según informa El Economista, en el auto López-Palop argumenta que "no estando determinadas la naturaleza y circunstancias" de los hechos denunciados y de las personas que en ellos han intervenido, "es procedente de conformidad con lo dispuesto (...) en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, instruir diligencias previas y practicar aquellas esenciales encaminadas a efectuar tal determinación y, en su caso, el procedimiento aplicable".

La beca de Errejón
Esta noticia se produce días después de que el inspector técnico de la UMA propusiera la inhabilitación de Errejón para trabajar en este centro por haber detectado supuestas irregularidades en su contrato de investigación de 40 horas semanales. Cabe recordar que fue en 2014 cuando el número dos de Podemos fue suspendido cautelarmente de empleo y sueldo al existir indicios de supuestas irregularidades en la ejecución de su contrato con la universidad malacitana.

El contrato de la UMA
La UMA lo contrató con una retribución de 1.825 euros brutos mensuales como investigador en un proyecto que dirige casualmente, su amigo y también dirigente nacional de Podemos, Alberto Montero. Este elaboró el perfil de la plaza de investigador y únicamente, a pesar de ser un contrato goloso, se presentó el propio Errejón, tras ser avisado por Montero como él mismo ha reconocido.