El día siguiente, los análisis de los resultados de la reunión del Consejo Nacional del PSC aún parecen más claros que en su primera lectura. La corriente 'soberanista' dentro del partido es pequeña. Aún más pequeña de lo que todos imaginaban antes de que se iniciara la minicumbre de este órgano, su más representativo entre congresos. Mucho más pequeña, desde luego, que el ruido mediático que, especialmente en los últimos tiempos, lograban provocar.

Una apuesta por la vía propia y rechazo del enfrentamiento con el Gobierno central
Pero más allá de las razones por las que estos 'soberanistas' encuentran tanto eco en periódicos, radios y televisiones catalanas, y que quizás tiene que ver con temas de financiación de los propios medios y de que al Govern de Mas así le interesa, la votación que se produjo en el Consell Nacional despejó cualquier duda: el 83,5% del PSC apoya a su dirección, la de Pere Navarro. Y ese resultado se obtuvo no en una votación a mano alzada, que se hubiera podido 'vender' como un método coactivo, sino en una votación en urna, secreta, plenamente libre porque nadie puede tomar supuestas represalias.

El primer secretario del PSC, Pere Navarro, durante la reunión extraordinaria del Consell Nacional del PSC. EFE El primer secretario del PSC, Pere Navarro, durante la reunión extraordinaria del Consell Nacional del PSC. EFE



Ni siquiera un 17% de los votos, eso es con lo que cuentan los miembros de esta corriente minoritaria. Fueron los apoyos que obtuvieron cuando se planteó qué hacer frente a la petición que ERC y CiU van a presentar en el Parlament el próximo 4 de diciembre para, conforme al artículo 150.2 de la Constitución, reclamar la competencia para realizar consultas. "El mensaje quedó claro -dice a ELPLURAL.COM un miembro de la dirección del PSC-, no queremos que nos traigan nada que no esté consensuado con el gobierno central; nada que nos lleve al enfrentamiento en la ilegalidad".

Los que no acepten la decisión tan mayoritaria, tendrán que irse al Grupo Mixto
El problema para la dirección es que a pesar de su derrota, algunos de los miembros de esta corriente amenazan con seguir 'metiendo ruido', con romper la disciplina de voto y el próximo  4 alinearse con Convergencia y Esquerra Republicana. Son muy pocos, pero con su posición podrían seguir haciendo ruido y manteniendo una imagen de división que no parece ajustarse a lo que reflejó la votación de este domingo. Pere Navarro se lo recordó; si votaran contra el acuerdo podrían obligar a la dirección del PSC a expulsarles y a que tuvieran que pasar al Grupo Mixto... Aunque esto es algo "que está por ver", nos dicen en la dirección de los socialistas catalanes, "porque romper con el partido significa muchas cosas, entre otras poner en juego tu futuro político".

En estos momentos, y sin el apoyo del PSC, ERC y Convergencia no cuentan siquiera con los dos tercios de diputados necesarios para reformar el estatut, "mucho menos aún cuentan con la fuerza, ni siquiera moral, para plantear, como pretenden,  un proceso independentista", recuerdan en la dirección del PSC, con la esperanza de que también lo entiendan los 'soberanistas' que militan en sus filas.

Pere Navarro reforzado.., en casa y fuera
Lo cierto es que lo sucedido en el Consell Nacional a quien ha dejado muy reforzado es al propio Navarro. "Cuando se inició desconocíamos cuál era exactamente la fuerza de la minoría" -nos dicen las fuentes citadas- "se pensaba que podrían haber llegado a un 25 o un 30%, lo que habría dado ocasión a que se dijera que gobernamos con un tercio  del partido en contra... No ha sido así".

Ya la Conferencia Política que vivió el PSOE el anterior fin de semana supuso un respaldo para Navarro. Más allá de los aplausos con los que el plenario puesto en pié le homenajeó y respaldó las palabras de Rubalcaba subrayando que el partido que representa al socialismo en Cataluña es el PSC y que se reachaza 'recrear' un PSOE catalán, las entrevistas que mantuvo con otros barones, incluido un encuentro con la andaluza Susana Díaz, no hicieron sino reconocer su trabajo y su apuesta por una reforma constitucional que permita rediseñar la posición de Cataluña en el Estado frente al independentismo de Mas y Jorquera, y el inmovilismo del PP.

Felicidad en Ferraz por los resultados
En Ferraz los resultados del Consell de este domingo se han leído con gran satisfacción en este sentido. "Para nosotros es un alivio" -nos ha dicho una muy alta fuente de la dirección socialista- "y viene a demostrar que, a pesar de la muy fuertes presiones que hemos tenido que aguantar en contra, la apuesta por esta dirección del PSC es la más acertada". Incluso se empieza a pensar en que este 'arreglo' del problema catalán podría dar sus primeros réditos en las próximas elecciones. "Una vez consensuado entre PSC y PSOE la propuesta para salir del problema, quitamos un arma a los nacionalistas catalanes y los nacionalistas españoles, lo que podría ayudarnos hasta recuperar 3 puntos en las europeas".