El PP de Burgos ha dado la espalda a la voluntad de sus ciudadanos, manifestada en las calles, y ha aprobado gracias a su mayoría absoluta en ese Ayuntamiento seguir adelante con las polémicas obras del bulevar y un aparcamiento en el barrio Gamonal.

Un 2.000 personas exigen al alcalde que salga al balcón
En una votación realizada este viernes en el pleno del ayuntamiento, con motivo de tres mociones del PSOE, UPyD e Izquierda Unida para paralizar las obras, el PP ha decidido continuar adelante con el proyecto tras una suspensión temporal. En el exterior del ayuntamiento, unas 2.000 personas se han concentrado con gritos contra el alcalde, a quien han pedido que salga al balcón del Consistorio y le diga a la cara cuál es el futuro del proyecto.

La oposición pide la dimisión del alcalde
La moción presentada por el Grupo socialista ha pedido el abandono definitivo de las obras y restituir la zona afectada a la situación en la que se encontraba con anterioridad. El PP ha parado con su mayoría otras dos mociones del PSOE e Izquierda Unida que exigían la dimisión del alcalde, Javier Lasalle. UPyD no ha apoyado estas mociones, pero ha defendido que el regidor debería renunciar a su cargo por “coherencia política”.

Lacalle anunció el martes que paralizaba las obras
El martes pasado, ante la presión de los vecinos, Lacalle anunció que se paralizaban las obras porque “la convivencia es más importante que 50 obras juntas”. Hoy, el Gobierno municipal ha dicho que mantendrá una pausa para buscar un consenso, pero la decisión ya está tomada: las obras seguirán.