Mucho se habló de la presunta pena que experimentó Miguel Blesa en su breve paso por la cárcel - apenas dos semanas- en junio del año pasado. Tristeza apuntada en la prensa, porque el expresidente de Caja Madrid siempre se ha mostrado displicente y tranquilo en sus idas y venidas a los tribunales en los últimos tiempos y cuando salió de la cárcel de Soto del Real lucía una sonrisa de oreja a oreja y se mostró muy seguro de sí: “No me arrepiento de nada”. Arremetió entonces contra el juez que había osado enviarle a una celda, Elpidio José Silva, y el magistrado iniciaba entonces el viacrucis que ha dejado su carrera judicial al borde del precipicio.

Una imagen muy diferente
Toda la seguridad de Blesa se ha disuelto en un segundo este viernes, cuando a pesar de su apósito en el ojo y las gafas de sol, salía resuelto por la puerta de atrás de los juzgados de Plaza de Castilla en Madrid. Pero entonces ha sido increpado por extrabojadores de Caja Madrid y por preferentistas atrapados en la entidad financiera y se le ha visto angustiado precipitarse hacia su coche para huir, y a pesar de las medidas de protección ha sido levemente zarandeado e incluso le han rozado con pancarta. Tampoco ha podido evitar escuchar los insultos y los gritos de apoyo al juez Silva.

Para los preferentistas, larga lista de agravios económicos…
No está de más recordar algunas de las razones de la furia de los preferentistas, muchos con dramáticas situaciones que han explicado a los medios, como jubilados y ancianos que han visto los ahorros de su vida diluidos y ahora afrontan serias dificultades económicas familiares.

- Casi uno de cada cinco preferentistas (exactamente el 18,5%) han visto denegada su solicitud de arbitraje que está llevando a cabo la consultora KPGM, juez y parte en el proceso. Muchos son los que tienen cantidades altas invertidas, porque el dinero que se pretendía recuperar era uno de los criterios que se tuvieron en cuenta. Ahora solo les queda el lento proceso judicial para recuperar su dinero o esperar a que en los próximos años el valor de su inversión, diluido en acciones devaluadas, se recupere milagrosamente en hasta un 60%.

… y en los medios
- Los correos profesionales intervenidos en los ordenadores de Bankia –que la defensa del expresidente intenta por todos los medios que no se judicialicen- y a los que han tenido acceso algunos medios demuestran con toda crudeza comportamientos indignantes por parte de la cúpula de la extinta caja de ahorros. Una de las más sangrantes cuando Blesa se jacta del éxito que están consiguiendo en la colocación de las preferentes: “Qué bárbaro. Y eso que habíamos engañado a los clientes”.

De hecho Blesa aludió directamente a la oposición interna a colocar esos productos para lanzar la siguiente conclusión: “En vez de colocar la nueva suscripción en 7 semanas (que nos parecía un periodo muy corto) se habrá colocado en 1 semana!!!!!! Lo que he aprendido es que si a los sindicatos no les gusta, probablemente es un buen producto”.

Vida de excesos
- Una vida de excesos mientras la caja caminaba hacia la quiebra. La afición de Blesa por la vida de lujo, la caza o los potentes deportivos entre otros muchos caprichos que se podía permitir mientras la caja se despeñaba fueron minuciosamente expuestos en un reportaje de El Mundo. Conviene recordar que la entidad ha recibido más de 20.000 millones de euros de dinero público en los cinco últimos años para su sostenimiento.

De momento, en el juzgado no le va mal
Las penas de ‘paseillo’ están dando mucho que hablar en las últimas semanas porque la infanta tendrá que comparecer como imputada en los juzgados de Palma. Pero el agobio que ha vivido Blesa este viernes ha sido el peor momento de una jornada que no se le ha dado tan mal. El juez que instruye ahora el caso en torno a la adquisición del City National Bank de Florida ha rechazo retirarle el pasaporte como reclamaba la acusación y ha subrayado que de momento "sólo existen sospechas” de administración fraudulenta “y es necesaria una investigación más amplia” con contar con los indicios de delito “que, por ahora, no tenemos". Los correos de Blesa son, de momento, e-mails mojados.