El paseíllo de Esperanza Aguirre en su entrada y salida de los Juzgados de Plaza de Castilla, rodeada de un buen número de periodistas, fotógrafos y cámaras, pudo tener ese toque de glamour propio de estrellas de Hollywood si no fuera por los abucheos y los gritos de “sinvergüenza”, “ladrona” o “pija” que recibió la expresidenta. El último toque a tanto espectáculo la ha dado José Emilio Rodríguez Menéndez, el polémico abogado huido a Argentina tras ser condenado por la Justicia y de regreso a España una vez prescritas las causas contra él, que ha pedido personarse como acusación popular en el proceso.

Las frases usadas por Aguirre
La presidenta del PP de Madrid ha declarado este lunes ante el juez como imputada por desobediencia por su huida en la Gran Vía madrileña tras ser detenida por policías. Aguirre, que destila populismo por sus poros, ha asegurado que está “encantada” de explicar "por fin" lo que ocurrió "ese día fatídico". Fue aún mejor la frase que usó cuando los periodistas le preguntaron por su futuro político, ha dicho que sigue estando "en manos de la providencia".

Gritos de "sinvergüenza" o "ladrona" empañaron el glamour
Más de dos horas después de entrar en los Juzgados, Aguirre ha salido por la puerta también sonriente, lo propio en una estrella del cine, y ha sido rodeada otra vez por decenas de informadores, a los que ha asegurado que salía contenta por haber podido declarar "por fin" sobre el incidente de tráfico, que según ha remarcado ocurrió hace meses.

Mientras Aguirre contestaba a la prensa y luego trataba de dirigirse a su coche advirtiendo a los periodistas que tuvieran cuidado porque podían caerse, varias personas la han increpado, gritándole "sinvergüenza", "ladrona" o "pija", entre otros calificativos. Hay que decir que hubo también algún ciudadano que la ha jaleado y la ha instalado a que se presente a la Alcaldía de Madrid. Por haber, hubo hasta un golpe de uno de los micrófonos en el perfectamente maquillado rostro de la expresidenta madrileña.

 

El fugitivo Rodríguez Menéndez se persona como acusación popular
Para cerrar con broche de oro tamaño espectáculo, la irrupción de Rodríguez Menéndez, que ha pedido personarse como acusación popular en el proceso. El polémico abogado ha regresado a España después de su huída a Argentina tras ser condenado a 12 años de cárcel, dos por difundir el montaje del vídeo contra el exdirector de El Mundo Pedro J. Ramírez, y 10 por delito fiscal.

Rodríguez Menéndez se presentó sorpresivamente la semana pasada ante Carlos Valle, el juez del juzgado de Instrucción 4 de Madrid, en Plaza de Castilla que lleva el caso contra Aguirre, según adelanta El Mundo.