Rosa Díez admite ahora después de la desbandada durante años de cientos dirigentes y militantes que denunciaron sus maneras autoritarias y de una debacle interna en la que los más próximos a ella también abandonan, que en UPyD hay “crisis” y que toca hacer autocrítica.

Su 'no' a una alianza con Ciudadanos no tuvo que ver con "el poder"
“Cuando tienes un mal resultado, tienes que revisar todas las cosas que has hecho. Hay que revisar si una decisión estratégica a lo mejor es una estrategia equivocada desde el punto de vista del resultado electoral. Todo hay que revisarlo”, ha dicho la líder de UPyD en una entrevista en El País.

Sobre el origen de la crisis política interna que afecta a su organización, una alianza electoral con Ciudadanos, Rosa Díez ha justificado su negativa a que hay “diferencias políticas más que suficientes para no ir juntos a unas elecciones”. Asegura que no tiene que ver con “el poder”, sino que hay “diferencias políticas que impiden unas listas conjuntas, 40 folios que nadie ha leído”.

Rivera no le ofreció liderar la fusión
Diez reconoce, sin embargo, que Ciudadanos no le ofreció ser la presidenta del partido que surgiera de una fusión, aunque –añade- que eso no hubiera cambiado nada. “Nunca hemos hablado de puestos con Ciudadanos. Nos hubiera parecido un insulto. Si se tratara de puestos, seríamos como uno de esos partidos viejos que denostamos desde que nacimos”, explica Díez, quien al ser preguntada sobre Albert Rivera  ha respondido que "estará disfrutando" con la crisis en UPyD.

40.000 millones al año se van por las alcantarillas de la corrupción
La portavoz de UPyD cree que su partido no ha sido capaz de “trasladar que luchar contra la corrupción no es solo un imperativo ético, sino un instrumento fundamental para acabar con la pobreza y con el paro. Eso es estrategia política”.

“Un país en el que hay 40.000 millones al año que se van por las alcantarillas de la corrupción es un país que no tiene 40.000 millones para invertir en sanidad, en educación, en protección al desempleo… Hay que revisarlo con la autocrítica necesaria”, admite Díez.

La decisión de los que se quedan y los que se van
Sobre la postura y las decisiones adoptadas por los críticos, Rosa Díez defiende que “el partido tomó una decisión sobre la autonomía de nuestro proyecto” y que “algunos acatan esas decisiones, se mantienen dentro y asumen sus responsabilidades, y otros se retiran, como es el caso de Toni” Cantó.