El primero en ridiculizar la medida de Cospedal, más próxima al electoralismo y la demagogia que al efecto recaudatorio que pretende la misma, ha sido José Bono, quien ha dudado de que los coches sean de alta gama. El presidente del Congreso de los Diputados ha dicho que uno de los vehículos vale 80 euros. “¿Cómo pueden ser de alta gama a los precios que salen? A lo mejor era de alta gama hace 16 años”, ha añadido, “¿Se puede comprar un coche de alta gama por 5.000 euros? ¿Es eso un coche de alta gama?, se ha preguntado, para seguidamente dudar de que los “ricos” de la región vayan a comprar estos vehículos.

Coches por 60 euros
El caso es que María Dolores Cospedal busca un impacto electoral con la exhibición y posterior subasta de estos coches, que según su Gobierno sobran y por los que dicen pueden recaudar algo más de 400.000 euros. Sin embargo, la realidad es que estos vehículos tienen más kilómetros que los baúles de La Piqué, muchos de ellos descatalogados, matriculados antes de 1990, que difícilmente pasarían la ITV y valorados ya no en los 80 euros que decía Bono. Los hay también tasados en 60 euros (pinchar aquí para ver la relación y el precio de salida) y un buen número de ellos no pasa de los mil euros, lo que hace improbable la recaudación anunciada.

El coche blindado de Barreda
En este sentido, la estrella de la exhibición es el coche blindado asignado al anterior presidente, José María Barreda, y con el que Cospedal pretende demostrar el “despilfarro” del gobierno socialista, cuando en realidad todos los mandatarios autonómicos tenían un vehículo de estas características por las serias amenazas de ETA. El coche, un Audi A8, está tasado en 156.000 euros.

“Demagogia bastante asquerosa”
No es de extrañar, entonces, que el secretario regional del PSOE en Castilla-La Mancha y expresidente de la región, José María Barreda, haya catalogado de “demagogia bastante asquerosa” las palabras de Cospedal, asegurando que la compra del vehículo se llevó a cabo porque así lo determinaron los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. “Los presos de ETA ven la televisión de Castilla-La Mancha y las televisiones locales, y conocían mucho al presidente de la región y mis opiniones llamándoles asesinos”, ha comentado.

“Estrategia electoral”
La indignación ha crecido entre las filas socialistas. Así las cosas, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, ha tachado el acto de “estrategia electoral”, a la vez que invitaba a Cospedal a “buscar también el coche de Arias Navarro”. Del mismo modo, ha asegurado que se trata de “un problema de moralidad política”.

Un Audi de 36.000 euros para el presidente del PP
Lo más esperpéntico de esta exhibición, de la que el alcalde de Toledo dijo también que se le ocurren “muchísimos calificativos” para definir la maniobra de Cospedal, es que mientras que el PP critica la existencia de estos vehículos, el presidente de la Diputación Provincial, el conservador Arturo García-Tizón, ha dado recientemente su visto bueno para que la institución adquiera un Audi valorado en seis millones de pesetas.