Susana Díaz y Pedro Sánchez en pose de unidad, son fotografiados por militantes en el acto de Sevilla. EFE Susana Díaz y Pedro Sánchez en pose de unidad, son fotografiados por militantes en un acto de Sevilla. EFE/Archivo



Asistimos en los últimos días a toda una avalancha de noticias, análisis e informaciones desde distintos medios en el sentido de que las relaciones entre la presidenta andaluza y el líder socialista federal se han resquebrajado y no viven sus mejores momentos. Algo debe ocurrir cuando desde fuentes socialistas andaluzas y desde la Junta no dicen “ni mú”. Las órdenes de Susana Díaz son tajantes: “Nada de declaraciones en este asunto” y muy disciplinados.

Entre la lealtad y la preocupación
Pero esa corriente de opinión publicada también se percibe internamente entre miembros y algunos dirigentes del socialismo andaluz. Estos últimos, mas parcos en sus declaraciones, sí dejan caer la preocupación por la no recuperación en las encuestas del PSOE federal o la lentitud en la supuesta remontada. Se mueven entre la lealtad a un secretario general recién elegido y la preocupación por la “locura sociológica en la que nos movemos”, la irrupción del fenómeno Podemos y el temor a que unas elecciones municipales y autonómicas inminentes no coloquen al partido como la alternativa real de gobierno y en las puertas de La Moncloa tan solo siete meses después.

Responsabilidad política de Susana Díaz
Es verdad que Susana Díaz no ceja de enviar mensajes en público de cariño y respaldo a Pedro Sánchez. Pero no es menos cierto que en buena medida, en gran e inmensa medida, que Sánchez está al frente de la dirección socialista gracias al apoyo de el PSOE andaluz en el Congreso federal y a la cuitas y negociaciones de Susana Díaz con otros barones para que así fuera.

El reto y la fecha: las municipales y autonómicas
Por un lado, la secretaria general andaluza se siente corresponsable de lo que pueda ocurrir, tanto del éxito como de un supuesto fracaso en las municipales y en la intención de voto en las generales.

La madre del cordero
La pregunta que muchos se autoformulan es si Susana Díaz no ha descartado competir a las primarias socialistas del verano 2015. Pero la pregunta en esa línea es errónea. Lo correcto sería demandarse si la lideresa andaluza, ante un hipotético fracaso electoral de su partido en las municipales, estaría dispuesta a que su partido siga el mismo rumbo, similar estrategia y con el mismo liderazgo. Esa es la clave, esa es la madre del cordero.

El temor
Y es que para analizar esta situación es necesario conocer el interior y el alma de la presidenta en relación a su partido. Recuerdo una larga conversación que mantuvimos con Susana Díaz junto al director de este medio, Enric Sopena, cuando ejercía ella de Consejera de la Presidencia en los últimos meses de mandato de José Antonio Griñán. En una conversación distendida y plena de análisis políticos de futuro, Susana Díaz mencionó en dos ocasiones la palabra más temida por los socialistas: PASOK.

El alma socialista de Susana Díaz
También, y esa es la otra gran clave del “alma socialista” de Díaz para poder realizar un correcto análisis de lo que sucede ahora y de la postura que el PSOE-A puede adoptar en el futuro inmediato, Díaz hablaba de como si la infancia de Antonio Machado eran “recuerdos de un patio de Sevilla”, los suyos también lo eran pero con también con un póster del Felipe González del 82, “Por el cambio”, colgado en su casa. Y hablaba emocionada, pero muy preocupada al mismo tiempo, que el “partido” era parte de su familia”, de su forma de ser y de su biografía vital.

Su análisis
Quien no sepa o no entienda esto, que socialismo y Susana Díaz son elementos indisolubles, que PSOE y la trianera son simplemente miembros de su misma familia y que a la presidenta andaluza “le duele” su partido como cuando un miembro muy cercano de tu familia se halla enfermo, quien no calcule este hecho, errará en su análisis.

Conclusión
Desde Andalucía van a sudar la camiseta hasta el máximo para que el periplo de Pedro Sánchez se allane lo máximo posible. Se van a volcar y dejarse la piel en que el PSOE, “su" partido que diría Díaz, culmine con éxito el nuevo camino iniciado. Esa y sola esa es la verdad, lo demás son elucubraciones y fantasías.

* Juan Luis Valenzuela es periodista, historiador y coordinador de ElPlural.COM en Andalucía
@tetemalo