Mientras que el PSOE castellano-manchego, que curiosamente preside José Bono, brama contra los bestiales recortes de Cospedal, quien “dinamita el Estado del Bienestar y lo poco que deja en pie, lo vende” dicen, el presidente del Congreso “coquetea” con la que otrora fue su mayor enemiga y rechaza valorar el nuevo “tijeretazo” de la presidenta de Castilla-La Mancha, a quién, sin embargo, le “desea que acierte”, ante la perplejidad de su partido, en “pie de guerra” contra las medidas anunciadas el viernes por la también secretaria general del PP. Y es que para Bono, en declaraciones a la Cadena SER, “no se puede gastar más de lo que se tiene”.

De enemiga, a simplemente María
Fuentes socialistas consultadas por ELPLURAL.COM no daban crédito a las declaraciones de Bono, cuando fue la propia Cospedal quien inició la campaña de acoso y derribo contra su persona, poniendo en duda la licitud de la procedencia de su patrimonio. Desde distintos frentes le llovieron querellas que el Supremo desestimó una tras otra. Aún es más, el esposo de la presidenta castellano-manchega, Ignacio López del Hierro, salió al paso publicando una carta en La Gaceta en la que amenazaba a Bono con querellarse si seguía implicando a él y a su mujer en la citada trama.

Defensor del Pueblo
De lo que no cabe duda es que Bono ha rebajado hasta la mínima expresión sus críticas a Cospedal, y ahora se lame las heridas de aquella confrontación consciente, tal vez, del poder que atesora la secretaria general del PP, que de mantener el enfrentamiento con ella sería un obstáculo para sus hipotéticas pretensiones de ser Defensor del Pueblo, cargo vacante desde el pasado mes de junio al negarse Zapatero a renovar por un año a su titular, Enrique Mújica. Es un secreto a voces que Rajoy no hace ascos a la candidatura de Bono que, supuestamente, contaría con el apoyo del PSOE, aunque su perfil híper católico podría también arruinar sus pretensiones, como ocurrió con el anterior embajador en el Vaticano, Francisco Vázquez, rechazado para el cargo por sus propios compañeros por “besar” demasiadas manos purpuradas.


Bono junto al exDefensor del Pueblo Enrique Múgica




¿Embajador? “Cuando sea mayor”
Catolicismo, sin embargo, que sí le podría acercar hasta la Plaza de España de Roma, sede de la embajada vaticana, y que hasta hace poco ocupó el propio Vázquez. Bono ha reconocido recientemente que Zapatero le ofreció ser embajador ante la Santa Sede. “Cuando me preguntan ahora lo de embajador, siempre respondo que eso cuando sea mayor”, añadió hace unos días ante los micrófonos de Rne, “ahora no me veo y, además, tenemos una magnífica embajadora. Es casi una broma que me consiento decir”, señaló. Sin embargo, Bono tiene muy difícil ser embajador en el Vaticano por su condición de divorciado, a pesar de sus buenas relaciones con la curia romana, pero el plácet papal se antoja imposible para una persona que ha votado a favor de la nueva Ley del aborto y que ha roto uno de los principales sacramentos eclesiásticos.

Empresa privada
Sea como sea, a Bono no le faltará trabajo. Para empezar está acabando sus memorias (diario, según sus palabras) por las que Planeta le abonará 700.000 euros, incluidos los 200.000 de adelanto que le dio el grupo de Lara, y que levantará más de una ampolla, sobre todo si cuenta todo lo referente a Chacón. Mientras tanto se dedicará a buscar empleo: "Como soy abogado, a ver si en alguna empresa me dan trabajo como asesor o consultor”, decía este sábado en la Ser.

“Rotundamente no”
José Bono también ha dejado claro en los mismos micrófonos que no abandona la política, pero ha negado “rotundamente” que pretenda presentarse a la secretaría General del PSOE, y ha destacado que espera que “gane quien gane en el Congreso salga la misma unidad que salió en 2000 cuando perdí por nueve votos sobre mil frente a Zapatero”.