Familias enteras mostrando las varias generaciones que agrupa el sector lácteo han marchado por las calles de Madrid para llegar al Ministerio de Agricultura y exigir unos precios dignos para la leche. La marcha, que partió del Puente de los Franceses, ha llegado a las puertas del Ministerio, en la plaza de Atocha, sobre las 12 del mediodía donde esperaban que les recibiese su titular, Isabel García Tejerina. Un grupo de representantes ha accedido al edificio mientras la gran mayoría de los manifestantes, mayores y jóvenes venidos de Castilla y León, Asturias o Cantabria, se mantenían a las puertas cortando el tráfico y lanzando fuertes petardos para que la ministra los escuchase.



Un negro futuro
Los ganaderos y familias presentes en la marcha han defendido que, si el precio “ridículo” que reciben por la leche se mantiene, la industria láctea española desaparecerá. “Que nos den unos precios con los que podamos vivir”, comentaba un ganadero para que el futuro pinta “muy mal”.

A la llegada de la marea al Ministerio también ha acudido el líder del Izquierda Unida, Cayo Lara, y ha considerado que las reivindicaciones de los ganaderos son “justas” y ha exigido “medidas de intervención del Ministerio de Agricultura” en el sector ya que “en un país con 20 millones de parados el Gobierno no se puede permitir que se deterioren sectores de la economía” como el lácteo.

Álvaro Sanz, diputado también de la Izquierda Plural, ha querido explicar a los medios que son la industria y la distribución las que “tienen el control de los precios” y que “el Gobierno no puede escurrir el bulto” ante este problema.