Benito Martín, notario de Torrelodones y donante del PP, nunca recibió ningún comprobante de las generosas entregas de dinero que hizo a Génova durante 15 años: unos 70.000 euros en total destinados a campañas electorales e incluso al pago de escoltas en el País Vasco. En declaraciones a la Cadena SER asegura que llegó a dudar sobre si el dinero llegaba a Génova o se quedaba por el camino ante la falta de rigor en el sistema de recaudación.

"El sistema está basado en la confianza de que la persona a la que entregas el dinero lo va a pasar a Tesorería. Si no lo hace, no se entera ni Dios. (...)Si no hay control es que no se quiere controlar", denuncia.

Las entregas las hizo en metálico y, a veces, en cheque. Asegura que en una ocasión hizo un ingreso en la cuenta de donativos del PP y fue recriminado por las autoridades genovesas. Asimismo recuerda cómo le sorprendió un día el exalcalde de Torrrelodones Enrique López porque le dio un comprobante del 1,5 millón de pesetas que le entregó. "Una vez se lo di a él -la donación-, me dio un recibo y le dije, joder, es la primera vez que me dan recibo".

El PP ha confirmado a la Cadena SER que en el caso de las donaciones anónimas no se da ningún tipo de recibo, salvo que se pida expresamente. El dinero, alegan, venga de donde venga, va siempre a la cuenta del partido y así se refleja en la contabilidad. Si la donación es nominativa, se apunta el nombre y apellido y se envían los datos a Hacienda a final de año.

Asimismo el PP aclara que las donaciones se hacen en restaurantes, hoteles, despacho o en cualquier lugar que convenga al donante.Benito Martín es un viejo conocido del PP, no sólo por su afinidad, sino por haber aireado otro turbio asunto. Según denunció la Cadena SER en 2009, había sido espiado después de relatar a la presidenta del partido, Esperanza Aguirre, supuestas irregularidades urganísticas en la localidad -una de las más prósperas de la sierra noroeste de Madrid-. El asunto fue denunciado ante la Justicia y todavía está pendiente de resolverse.