Oxigena2
Una peregrina en pleno Camino de Santiago

El Camino de Santiago, uno de los grandes patrimonios de Galicia

Existen numerosos itinerarios que guardan como punto en común que finalizan en Santiago de Compostela, en la Catedral de la ciudad, en plena Plaza del Obradoiro

Patrocinado
0 |
Mié, 13 Jun 2018

El Camino de Santiago no solo es uno de los grandes patrimonios de Galicia, sino que es un hecho cultural y religioso mundial. Hablamos de la ruta más antigua, más concurrida y más celebrada del Viejo Continente. Cada año finalizan el Camino en sus diferentes modalidades más de 200.000 peregrinos.

La peregrinación a Santiago es Patrimonio de la Humanidad tanto en España como en Francia. En el año 2003, la por entonces Fundación Príncipe de Asturias, hoy esa organización se denomina Fundación Princesa de Asturias, le concedió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, por su labor como lugar de peregrinación y encuentro entre personas y pueblos que, a través de los siglos, se ha convertido en símbolo de fraternidad y eje vertebrador de la conciencia europea.

El Camino de Santiago está presente en toda Europa y en toda España, pero es sin duda la comunidad gallega donde la ruta en sus diferentes itinerarios adquiere mayor relevancia.

Las rutas del Camino de Santiago

Existen numerosos itinerarios para llegar hasta Santiago, y no todas ellos comienzan en la comunidad más noroccidental de España, aunque sí guardan como punto en común que finalizan en Santiago de Compostela, en la Catedral de la ciudad, en plena Plaza del Obradoiro.

De todas las rutas, la más popular y transitada es el Camino Francés, que tiene como puntos de partida los municipios de Roncesvalles y Somport, en la frontera entre Francia y España, en los Pirineos navarros. Es una de las vías preferidas para alcanzar Santiago por parte de los peregrinos europeos. Su red de servicios es de las más completas y en toda la ruta podemos encontrar una extensa oferta de alojamientos: hoteles, hostales, albergues del peregrino...

Una de las opciones más comunes para realizar el Camino de Santiago es partiendo desde Sarria, en la provincia de Lugo. Es importante recordar que para completar la peregrinación y tener acceso a la Compostelana, que es el documento que acredita haber finalizado el Camino es necesario recorrer 100 kilómetros o más a pie o 200 o más en bicicleta.

Esta localidad se encuentra a 111 kilómetros de la Plaza del Obradoiro, por lo que es suficiente para alcanzar la credencial. Una buena opción para lograr este objetivo es realizar el camino de Santiago desde Sarria organizado por SantiagoWays desde Sarria hasta Santiago.

El Camino del Norte es otro de los itinerarios históricos para llegar hasta la capital gallega. Con partida en Irún, era el camino que utilizaban los peregrinos durante la Edad Media para evitar los territorios musulmanes en su viaje a Compostela. Tras llegar a Oviedo, el camino se bifurca en dos: el Camino del Norte y el Camino Primitivo.

El Camino Primitivo, la senda del primer peregrino

Especial interés tiene el Camino Primitivo, pues es la senda original que recorrió el rey Alfonso II, a quien se considera el primer peregrino de la Historia. Alfonso II El Casto hizo esta ruta como muestra de su fe y para ello mandó construir una pequeña iglesia.

Desde el siglo IX, concremamente desde el año 821 con el hallazgo de las reliquias del Apostol Santiago, y con el beneplácito de Carlomagno, Compostela se fue convirtiendo de manera progresiva en un importante centro de peregrinaje, hasta el punto que ya en el siglo XI esta ruta es conocida por toda Europa y los peregrinos comienzan a llegar al lugar del sepulcro, denominada Campus Stellae, de la que deriva la denominación actual Compostela.

Previamente a todo esto, a finales del siglo VIII, en el norte de la Península Ibérica se fue difundiendo la leyenda de que el apóstol Santiago el Mayor había sido enterrado en estas tierras tras evangelizarlas. Ocho siglos después de su muerte, un ermitaño llamano Pelayo fue quien descubrió el sepulcro del santo.

Pese a la importancia histórica, cultural y económica de esta peregrinación, Santiago queda lejos de ser uno de los nombres más comunes en España. Según el INE, Santiago ocupa el puesto 44 entre los nombres masculinos más habituales. En cualquier caso, es interesante conocer el significado de Santiago. Según leemos en Significados de nombres, el nombre de Santiago y su significado procede del hebreo, que tras varias derivaciones acabó en el gallego Sanct' Iago, el Apóstol Jacob.

Además de estas rutas, son también muy conocidas el Camino Portugués, que se inicia en Lisboa; o el Camino de la Vía de la Plata, con origen en Sevilla.

Todos estos itinerarios, y otros menos importantes en cuanto al número de peregrinos: Camino Inglés, Camino de Invierno, Ruta del Mar de Arousa y el río Ulloa, Camino de Finisterra.... son vías que conservan mucha historia y un amplio patrimonio cultural, etnológico y paisajístico.

Algunas recomendaciones básicas para hacer el Camino de Santiago

Pese a que esta ruta se ajusta prácticamente a todo tipo de viajeros, pues es una experiencia muy flexible, es importante atender a una serie de consejos para no fracasar en el intento.

Son muchos los peregrinos que, desgraciadamente no cuentan con suficiente tiempo libre como para realizar todas las etapas que desearían, de modo que si ese es tu caso, mira esta planificación para hacer el camino en solo 5 días. Recuerda que para alcanzar el objetivo has de haber completado al menos 100 kilómetros, por lo que necesitarás recorrer una media de 20 kilómetros por jornada para completar el Camino de Santiago en 5 días.

El primer consejo importante es conseguir una buena forma física. Caminar durante una semana o más haciendo rutas diarias de entre 20 y 30 kilómetros no está al alcance de todo el mundo, y las rutas por donde discurre la peregrinación no son siempre cómodas. Por esta razón, es recomendable prepararse un tiempo antes de comenzar con la aventura.

Ya en el Camino, hay que vigilar aspectos como el calzado, el peso de la mochila, la alimentación y especialmente el cuidado de los pies, que son las zonas del cuerpo que más sufren.

Por último, como consejo tecnológico, es mejor que cada peregrino lleve una batería portátil para sus dispositivos móviles, pues en ocasiones los albergues no cuentan con suficientes enchufes libres para cargar el teléfono móvil.