No todo lo moderno es mejor. A veces, en nombre del progreso, dejamos a tras prácticas y usos que realmente eran mejores. Más eficaces o más sostenibles y ecológicos. Pasa el tiempo y nos damos cuenta del error. Y llega el momento de recuperar el pasado.

Botellas de vidrio

Es el caso, por ejemplo, de los lecheros. Solo los más viejos del lugar recuerdan esa figura. Desaparecidos cuando la leche comenzó a comercializarse en envases de plástico, su misión era la de proveer de leche a los barrios. Llegaban con sus botellas de vidrio llenas y se llevaban las vacías. Así cada día. Es fácil deducir que se trata de una práctica altamente sostenible. La generación de residuos es prácticamente cero. Y en la situación que nos encontramos, no es fácil encontrar alternativas de este tipo.
Así que ahora, impulsados por las nueva generación de millennials, más conscientes y sensibles con la protección del medio ambiente, están resurgiendo los clásicos lecheros, nada menos que en la ciudad de Londres.

El 3 por ciento

Tal y como informa Evening Standard, están surgiendo nuevas compañías como Milk&More que ofrecen este viejo servicio con aires renovados. Y están alcanzando una gran demanda impulsada, entre otros factores, por programas sobre sostenibilidad y naturaleza como los populares shows de David Attenborough.
De momento, el porcentaje de litros de leche servidos por los servicios puerta a puerta y en envases de vidrio son solo el 3% del consumo total de este alimento en las islas británicas.
Pero lo cierto es que se espera un importante crecimiento en los próximos años, sobre todo desde que se ha comprobado que un buen número de los ingleses están dispuestos a pagar un poco más por cada litro de leche solo porque les llegue a casa y con ello ayuden a reducir la contaminación en el planeta.