Algún día, dentro de no mucho tiempo, se establecerá una sociología de los famosos y las redes sociales. Antes eran seres inaccesibles. Ahora a muchos se les ve el cartón. Como por ejemplo a Kanye West estos días por su apoyo a Trump.

Con él llegó el escándalo

West no es de esos tipos a los que le guste pasar inadvertido. Su vida en los últimos años es una sucesión de grandes discos y mayores escándalos. El último amenaza con dejarle mal parado. 

Todo empezó con un tuit de la estrella de rap. En él aparecía con una gorra de MAGA, que es como ya se conoce al eslogan con el que Donald Trump llegó a la presidencia: Make America Great Again. Además de la imagen, declaraba su amor por el controvertido mandatario. El impacto de una estrella negra, una de las mayores en estos momentos, apoyando a un presidente que se tiene por racista fue más de lo que muchos pudieron soportar.

A la riada de comentario en contra continuo un tsunami de unfollows que en principio se anunció cercano a los 10 millones de seguidores perdidos, aunque luego todo ha quedado en un fallo de Twitter, que con tanto ir y venir de seguidores colapsó.

Fuerza de dragón
El caso es que West no se echó atrás. En sucesivos tuits declaró su amor por Trump. Aseguró que no estaba de acuerdo en todo con él, porque solo está de acuerdo en todo consigo mismo, pero que ambos compartían la misma “fuerza de dragón”. También tuvo espacio para denunciar que durante todo su mandato Obama no hizo nada por mejorar la degradación de la ciudad de Chicago o que respetaba y quería, pero no apoyaba a Hillary Clinton.

Tal fue la polvareda levantada por West en apenas 500 caracteres que hasta su mujer, Kim Kardashian, terció en la disputa. La celebridad aseguró que ama a su marido porque nunca está con la opnión mayoritaria y denunció a aquellos que aseguran que el rapero no está bien de la cabeza, argumentando que las enfermedades mentales son un tema muy serio por el que sufre mucha gente.

Y Trump, desde su famosa cuenta de Twitter, observó todo divertido y se limitó a agradecer a West su apoyo.