El informe de los peritos del Banco de España para el juez que lleva la causa Bankia ha tenido respuesta de Rodrigo Rato en una cadena de radio, curiosamente, la que antes era 'cadena Rato', Onda Cero. El expresidente de la caja lo tiene claro: él es inocente. Es más, ni siquiera hubiera podido engañar a nadie aunque hubiera querido.

"Estábamos completamente controlados"
En concreto, Rodrigo Rato encuentra su coartada en el hecho de que el Banco de España controlaba todos sus movimientos: "No ha habido ningún engaño, pero es que además las circunstancias lo hacían imposible porque cada semana nos reuníamos con el regulador". La responsabilidad, por tanto, Rato la lanza hacia arriba.

Rato durante su comparecencia en el Congreso: ya allí dijo que él era inocente de todo. Foto EFE Rato durante su comparecencia en el Congreso: ya allí dijo que él era inocente de todo. Foto EFE



"Estábamos completamente controlados", insistió en otro momento como 'justificación definitiva'. Rato echó mano también al momento en el que se produjo la salida de Bankia a bolsa: "esto no fue una conspiración, nosotros salimos en circunstancias más difíciles", dijo refiriéndose a la salida de las acciones a bolsa.

Hasta 20 años de condena
Pero la realidad es que sus escusas no parece que vayan a evitarle el problema judicial. Es más, a los cargos anteriores, después del informe de los peritos se podría sumar el de falsear el folleto de salida a bolsa de Bankia. Todos los delitos juntos podrían significar, en el peor de los casos, una condena de hasta 20 años para Rodrigo Rato.

En cuanto a las denominadas 'tarjetas black', por las que le han preguntado, Rodrigo Rato ha comenzado por negar hasta el apodo, "es imposible que fueran negras, una VISA es todo menos negra", ha dicho, antes de volver a declararse inocente. En este caso, por ignorancia: "Yo entendí claramente que era parte de mi salario -ha dicho- y nunca tuve noticias que nadie tuviera dudas con esto".