El vicepresidente de la Comisión Europea (CE) y comisario de Competitividad, Joaquín Almunia, ha mantenido hoy que "no es sensato, ni razonable, ni justo" que la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, pida rebajar los sueldos un 10 por ciento.


Sacrificios bien distribuidos
"Los sacrificios deben estar bien distribuidos y los economistas no podemos pedir algo que, en la práctica, es inviable: esa disminución de salario solo se puede aplicar en empresas en crisis y para evitar despidos", ha dicho Almunia en una entrevista en Radio Euskadi. Ha explicado también que esta posición diferente entre la CE y el FMI se debe a que este último órgano es únicamente un "instrumento económico y financiero", mientras que la CE es un órgano político y, como tal, "debe pensar en la gente".

El debate sobre Escocia perjudica a la economía
Almunia, quien se encuentra en Bilbao al igual que Lagarde y otros mandatarios económicos mundiales para participar en una reunión económica internacional, también se ha referido al referéndum para la independencia de Escocia y ha asegurado que ese debate "perjudica a la economía" y que la mayoría de la CE prefiere que Escocia permanezca dentro de Gran Bretaña.

En su opinión, la situación de Cataluña es "muy diferente" a la escocesa ya que presenta "otros orígenes y elementos", y ha apuntado que "se ve que hay tensión no encauzada en la vía del diálogo y eso es lo que se pide: discutir de todo y con las cartas boca arriba".