El 2 de octubre próximo está previsto que se inicie un juicio que viene a desnudar todo un funcionamiento insoportable en una empresa, mucho más si es pública. En este caso en la Radio Televisión Valenciana (RTVV), más conocida como Canal 9. Este martes les contábamos cómo quien durante 16 años fue su secretario general, y en la práctica, director de Recursos Humanos, estuvo presuntamente abusando sexualmente de tres trabajadoras, aprovechándose de su situación. El acusado se llama Vicente Sanz, y hasta que estalló este escándalo era conocido por otro momento 'histórico': fue a él a quien en un seguimiento que hizo la Policía durante la investigación del caso Naseiro, se le grabó hablando con Eduardo Zaplana y diciendo "yo en política estoy para forrarme".

Fuera de la política, acomodado en la televisión pública
Los hechos que rodean la vida profesional de este Vicente Sanz es una especie de 'historia NO ejemplarizante' de una forma de hacer política que, dicen los partidos de la oposición en Valencia, es muy ilustrativa de cómo se entiende el ejercicio del poder en esta Comunidad Autónoma en la que Gobierna el PP desde los años 90. Como decimos, la carrera política de Sanz 'murió' tras aquella esclarecedora conversación, aunque el caso Naseiro, gracias al equipo jurídico del PP que dirigía Federico Trillo, fue desestimada no por el fondo, sino por defectos de forma.  Pero encontró de inmediato un puesto 'cálido' en el que continuar ejerciendo el poder.

En concreto, a Sanz se le recolocó como secretario general de la Radio Televisión Valenciana. Puesto que en la práctica se concretaba en ejercer dos funciones: una, la de ser una especie de director de Recursos Humanos, con poder omnímodo para contratar, despedir y, no menos importante, ascender o 'descender'; la otra, para él quizás aún más importante, la de convertirse, según dicen a este periódico en fuentes de la Comisión de Control de la RTVV en Les Corts, en puente entre el PP y Canal Nou.

La política y Canal Nou, un transitado camino de dos direcciones
En realidad esta 'conexión televisión autonómica-PP' ha sido muy transitada por los populares valencianos. Lola Johnson, directora de Canal Nou televisión con Camps, salió de este cargo para convertirse en consellera de Turismo del Gobierno valenciano. Nuria Romeral, que fue jefa de gabinete de Camps, cuando saltó del puesto pasó a ser..., directora de la radio autonómica. Pero no todo es de los tiempos de Camps, también en los actuales hay ejemplos. La actual secretaria autonómica de Comunicación es Paula Messeguer, que llegó desde... Canal Nou.

Unas conexiones entre el poder político y el mundo de la comunicación que, como se ve, no se disimulan. Y que en el caso de Vicente Sanz ofrecen el ejemplo más largo y más descarado. La protección que le ofrecía haber sido un alto cargo del PP quedó muy de manifiesto, según políticos de la oposición, desde que estalló el escándalo de los supuestos abusos sexuales que habría ejercido contra tres redactoras a las que forzó, a cambio de promesas laborales, a mantener relaciones íntimas.

Los 'cargos' de la empresa y los políticos miraron a otro lado
Según se supo mientras se instruyó la causa, las tres afectadas antes de denunciar ante el juzgado la situación, buscaron 'auxilio' en los supuestos jefes de Sanz, el director general de RTVV, José López Jaraba, que llegó al puesto desde Vocento, y Lola Johnson, directora de la televisión. Pero ni siquiera entrevistarse con ellos para comunicarles su problema les resultó fácil. A López Jaraba, en concreto, poco menos que tuvieron que 'asaltarle' en el parking para poder alertarle sobre lo que sufrían. Ante Lola Johnson, una de ellas llegó a tener una crisis emocional.

Sin embargo, ni aún después de iniciarse las investigaciones judiciales por el caso, se produjo una sola comunicación de rechazo a los supuestos abusos, o de apoyo a las víctimas desde la dirección de Canal Nou... Bueno, ni de ninguna autoridad del Govern con Camps, ni después con Fabra, a pesar de que el vicepresidente José Císcar, es el responsable directo de la RTVV ¿Es por simple 'compañerismo' o, como sospechan parlamentarios de la oposición Sanz, que llegó a ser secretario general del PP en Valencia, "sabía mucho del partido y no era un hombre del que podían prescindir así como así"". Por ejemplo, Vicente Sanz era uno de los miembros de la mesa de contratación para los actos de la visita del Papa..., aquella visita de la que sacó mucho dinero 'la trama Gürtel', y por la que Sanz tuvo que declarar.

Una esposa portavoz del PP en la Comisión... de la Mujer y la Igualdad
El 2 de octubre próximo, cuando se inicie la vista contra Vicente Sanz otro aspecto de este caso, quizás sórdido o más difícil de comprender, pero que también tiene un lado político, podrá seguramente repetirse. Durante la instrucción, el acusado tuvo que acudir a declarar. Allí reconoció que había mantenido relaciones sexuales con las denunciantes. Allí se supo que existía grabación en video de algunos de los supuestos abusos realizados por alguna de las demandantes. Allí se escucharon frases como esa según la cual Sanz, cuando cogía de la cabeza a una de las redactoras y le forzaba a bajar la cabeza le decía “dame ‘una chupaeta’”.  Y sin embargo allí, en el juzgado, día tras día, sentada junto al directivo de Canal Nou estaba Esther Franco, que además de ser su esposa, en aquella época, cuando su marido presuntamente abusaba de tres redactoras, era la portavoz del PP en les Corts nada menos que en la 'Comisión de la Mujer y políticas de Igualdad'.  Y quizás el próximo miércoles, al lado de Sanz esté también sentada su mujer, que sigue siendo diputada 'popular'.