La lectura del auto por el que se imputaba a Vicente Sanz, el hombre que desde 1995 había ocupado cargos de dirección en la Radio Televisión, por acosos y abusos sexuales impactaba. "Con continuas promesas de mejoras laborales y amenazas, consiguió que M.R. le enviara fotos íntimas". M.R. es una de las periodistas que le denunció. En el auto se especificaba que "al parecer (Sanz) llegó a tocar en sus genitales a esta mujer con intenciones libidinosas y presuntamente también se masturbó en presencia de ella en varias ocasiones".



"Prevaliéndose de una situación de superioridad y mediante constantes amenazas y promesas laborales"
Su caso no era único. En el mismo auto se contaba cómo Vicente Sanz había hecho lo mismo al menos ante otras dos periodistas y se recogía cómo "en una de las ocasiones en que mostró su sexo erecto" a una de las mujeres "le llegó a coger de la cabeza atrayéndola hacia él, al tiempo que le decía dame 'una chupaeta'".

"Lo que se inició como un acoso sexual en el ámbito laboral -concluía el auto- pronto se transformó en un abuso sexual, que incluía el acceso carnal por vía oral y la introducción de dedos en la vagina, prevaliéndose de una situación de superioridad del presunto delincuente y doblegando su voluntad mediante constantes amenazas y promesas laborales".

Canal Nou, y el Govern Fabra, corresponsables
Los hechos por los que se imputó a Sanz se produjeron entre 2007 y 2010, y por ellos se le pidió una fianza, a espera de juicio, de 30.000 euros. Pero la Justicia ha dado un paso más allá y ha decidido corresponsabilizar también a la Ràdio Televisió Valenciana, más conocida como Canal 9, pidiéndoles también el depósito de otra fianza de 30.000 euros. La juez que lleva el caso apunta que cuando se produjeron los hechos no sólo Sanz estaba trabajando en el ente, sino que el 90% de "los hechos denunciados tuvieron lugar en su despacho".

Los grupos de oposición han ido un paso más allá y, como ha hecho la diputada socialista Modesta Salazar ha recordado que esta decisión de la juez condena la mala actuación de la dirección de Canal 9, porque también son responsables "el presidente Alberto Fabra, el vicepresidente José Císcar y la exdirectora de RTVV y exconsellera, Lola Johnson, porque tuvieron que evitarlos y no lo hicieron; tuvieron que aclarar si eran ciertos cuando se denunciaron y no ocultarlos; porque debieron perseguir estos hechos tan indignos y no hicieron nada y tampoco lo han condenado nunca".

Incluso hay más. Cuando se investigó la causa, la que entonces era la directora de Canal 9 reconoció que ante ella una de las afectadas tuvo un ataque de ansiedad.

Podría acabar con una condena de 10 años de cárcel
Lo cierto es que Vicente Sanz, antes de encontrar un 'hueco' en la televisión pública autonómica, tuvo cargos de relevancia en el PP. De hecho llegó  a ser Presidente del partido en Alicante. Hasta que metió también la pata. Porque es suya, en una conversación telefónica que mantenía con Zaplana y que estaba siendo grabada por la policía, la tan repetida frase, que luego por error históricamente se puso en boca del expresident valenciano de "yo estoy en política para forrarme".

Aquella 'chupaeta' económica que deseaba acabó con su carrera política. La 'chupaeta' que pedía a las periodistas no sólo le ha costado un cargo en el que llevaba 16 años.  Puede salirle más cara áun. Los cargos que pesan contra él podrían costarle hasta 10 años de cárcel.