Como suele pasar con los días señalados en los calendarios, no hay acuerdo sobre cuándo es el Día del Periodista. En México lo celebran el 4 de enero y en Argentina, el 7 de junio. En España, sin embargo, suele estar reservado para el 24 de enero, en honor a San Francisco de Sales, quien vivió entre 1567 y 1622, doctor de la Iglesia, titular y patrono de la Familia Salesiana y patrón de periodistas y escritores.

San Francisco de Sales nación en el Ducado de Saboya, región de Francia que ahora se conoce como Alta Saboya, dentro de una familia aristocrática que abandonó a los 13 años para formarse junto a los jesuitas cuando tenía 13 años. Después, se instruyó en Derecho y Teología, empezando en la Universidad de París, la famosa La Sorbona, y luego en la Universidad de Estudios de Padua, en Italia.

Su familia se quedó sorprendida cuando el canónigo de Sales, con la colaboración del obispo de Ginebra, convencieron al Papa para nombra a Francisco deán del capítulo de Ginebra en 1593. Y a los 26 años ya se había convertido en sacerdote.

Desde el blog de Caixabank explican como se convirtió en un nómada para su labor de evangelizar a los protestantes de Chablais. Dormía a la intemperie, exponiéndose a un gran peligro, como los dos intentos de asesinato que sufrió. Y poco a poco ascendió hasta convertirse en obispo de Ginebra.

En su faceta comunicativa, destacó su actividad literaria, que arrancó en Chablais con folletos que distribuía entre la población, lo que le señala como el primer prescriptor de noticias. Así lo explica la periodista Rosa María Calaf: “Detrás de la información hay un punto de vista y la única defensa que tiene frente a esto quien recibe la información es la honestidad del periodista”.

Las obras más recordadas de San Francisco de Sales son ControversiasDefensa del estandarte de la CruzIntroducción a la vida devotaTratado del amor de DiosConferencias espiritualesSermones y Cartas. También fue nombrado predicador en los púlpitos de París entre 1618 y 1619.

Tras su muerte en 1622, san Francisco de Sales fue bienaventurado, canonizado y proclamado doctor de la Iglesia por diferentes papas. En 1923, fue Pío XI quien lo designó santo patrón de los escritores y los periodistas en su encíclica Rerum Omnium Perturbationem. El pontífice señalaba que es muy necesario que los periodistas “muestren en todo momento que el rigor siempre ha estado unido a la moderación y la caridad, que era la característica especial de san Francisco”.