Mediaset no lo está teniendo fácil para mantener la audiencia de Las Mañanas de Cuatro tras la destitución de Jesús Cintora hace dos semanas. Del 12,8% de cuota de pantalla media que el programa matinal consiguió en marzo,  la pasada semana el nuevo presentador, Javier Ruiz, no pasó del 11%.

Pierde frente a La Sexta
Las mañanas
de Cuatro han pasado de los 686.000 espectadores con los que cerró el pasado mes a los 629.000 de la última semana. El programa ha perdido el liderazgo del debate político en el horario matinal frente a su competidor directo, Al rojo vivo, que presenta Antonio García Ferreras, que ha conseguido un 11,5% y 653.000 espectadores de media, según datos de la web de televisión Bluper.es.

Cintora duplicó la audiencia 
En enero pasado Las mañanas de Cuatro con Jesús Cintora al frente conseguía un 13,7% de cuota de pantalla frente al 11,3% que alcanzaba Al rojo vivo. Cuando el presentador tomó las riendas del programa en 2013 el marcador estaba en el 5,4% y sólo 300.000 espectadores. Un año después ya duplicaba la audiencia.

Los motivos que pueden estar tras su destitución
El pasado 27 de marzo llegaba la noticia de la destitución fulminante de Cintora, que se convirtió en tendencia en Twitter durante varios días. Sobre su despido, se habla de motivos políticos, de presuntas presiones desde el Gobierno y el PP por el tratamiento que les daba desde su programa y el celo con el que ha tratado a representantes de Podemos, aunque también se cuenta que las quejas han llegado, además, desde otros partidos políticos. Otra versión apunta a un cese disciplinario por el comportamiento del periodista con el resto de su equipo,  presunto maltrato a compañeros de trabajo, aunque él lo niega.

La cadena le dio varios toques a Cintora
Mediaset ya le había dado varios toques de atención al periodista, pero éstos no habían hecho el efecto esperado. El detonante, apunta esta web, fue el pasado 18 de marzo al criticar la presencia del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, en una corrida de toros después del atentado de Túnez en el que murieron dos españoles. Al parecer sus comentarios no fueron bien recibidos en Moncloa. Desde la dirección de Mediaset, se le habría llamado en dos ocasiones, pero no se puso al teléfono. Esta actitud habría llevado a su destitución, que se le comunicó el jueves 26 de marzo