La final de la quinta edición de MasterChef, encumbró como ganador a Jorge Brazalez, exjugador de fútbol. Se impuso a sus compañeros Edurne, Elena, Miri y Nathan tras casi cuatro horas llenas de polémicas. Las redes sociales se revolucionan con el método y las elecciones del jurado.

La última gala aglutino a cinco concursantes que aspiraban a llegar al duelo final, salvo Edurne que ya tenía la plaza asegurada desde la semifinal. En la primera prueba, Jorge Brazalez consiguió un pase al duelo final tras acercase más a la imitación de la receta del chef Paolo Casagrande, responsable del restaurante Lasarte Martín Berasategui.

La polémica ya empezó desde el inicio, la concursante Miri robó varios ingredientes y los jueces no tomaron medidas en el asunto. Decidieron dar pie al espectáculo y supuso un aluvión de críticas en Twitter a través del hashtag #MirisTonganzo y #FinalMasterchef

El último billete se lo disputaron en el madrileño hotel Relais & Chateau Orfila, donde los aspirantes tuvieron que cocinar un menú degustación de seis platos diseñados por Jordi Cruz, uno de los miembros del jurado. Ocho miembros de la Real Academia de la Gastronomía degustaron los platos, que valieron a Nathan el último pase a la gran final.

A estas alturas del programa por las redes ya corrían muchas encuestas que pregutaban ¿Quién quieres que gane el concurso? Casualmente el ganador de todas las encuestas fue el mismo que posteriormente se impuso en la final tras convencer a los jueces habituales Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz y al chef más laureado del mundo, Joël Robuchon (28 estrellas Michelin).

La polémica también enturbio el duelo final, ya que el denominado como “chef del siglo” quedo encantado con el plato de Edurne, hasta se comprometió a ir a su casa para volver a probarlo. Sin embargo, el jurado del programa eligió al concursante más mediático.