Florentino Pérez engordo más de tres kilos al anunciar a bombo y platillo la venta de Ángel di María al Manchester United por 75 millones de euros. “El traspaso más caro de la historia del Real Madrid y del fútbol español”, pregonaban sus voceros oficiales a los cuatro vientos. Poco duró la alegría en los despachos de FP. Pocos esperaban que, tras ser presentado como jugador del Manchester, Di María mandara al diario Marca un duro comunicado para despedirse de la afición madridista. Y claro, temblaron los cimientos del Bernabéu.

A la yugular de Florentino
En su adiós a los socios madridistas, el Fideo no deja títere con cabeza y desenmascara a Florentino Pérez, al que culpa de su marcha al Manchester. “Se dijeron muchas mentiras. Mi deseo nunca fue irme del Real Madrid. Después de ganar la Décima me fui al Mundial con la esperanza de recibir un gesto de la Directiva, algo que nunca llegó”, sentencia el internacional argentino en su carta de despedida.

“Solo pedí algo justo”
Di María lo tiene claro. “Pese a que deseaba seguir, lamentablemente no soy del gusto futbolístico de alguna persona(Florentino Pérez). Yo lo único que pedí es algo que fuera justo. Hay muchas cosas que yo valoro y muchas de ellas nada tienen que ver con mi salario. Espero encontrarlas en el Manchester United”. Esta carta de despedida a la afición madridista es un dardo envenenado para Florentino Pérez y para su marioneta, Carlo Ancelotti.

Los madridistas, indignados
Y más al saber que Di María deseaba seguir en el Real Madrid y que si se va (tras los méritos realizados la temporada pasada) es porque Florentino Pérez desde el primer momento se negó a pagarle la misma ficha que en la actualidad percibe el francés Benzema (8.000.000 de euros por temporada). Pérez acepta pagar al Fideo seis millones de euros, no ocho.

“¿No somos el club más rico del mundo, el que más camisetas vende y el que más ingresos genera? ¿Y no podemos pagarle dos millones de euros más a un jugador, ya integrado en el club, y que por su polivalencia da equilibrio al equipo”, preguntan a ELPLURAL.COM un grupo de socios madridistas.

Florentino y sus voceros, asustados
El Tiburón Blanco, que encarga encuestas cada dos por tres para conocer al instante la opinión de sus socios, no se esperaba esta reacción de los madridistas a favor de Di María. Un futbolista al que nunca ha considerado por su falta de GLAMOUR. ¿Pero los futbolistas donde se tienen que expresar: en los terrenos de juego o en las pasarelas? Así se las gasta Florentino. Ahora, esta vez a la afición blanca, lo de los 75 millones de euros por el traspaso no le vale. Y no entiende como el Real Madrid por no pagar dos millones de euros más al internacional argentino (con la pasta gansa que se le regaló a Kaká, por poner un ejemplo) prescinde de uno de los futbolistas más rentables y que más alternativas da, en cualquier tipo de situaciones, a todos los entrenadores.